Últimas noticias
Las últimas noticias del equipo de Joomla!

Contacto PDF Imprimir E-mail
Escrito por Jenny   
Lunes, 23 de Enero de 2017 14:08

Si desea contactarme, puede hacerlo via mi correo:  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última actualización el Lunes, 23 de Enero de 2017 14:15
 
El Caso Bettancourt PDF Imprimir E-mail
Escrito por Jenny   
Lunes, 06 de Diciembre de 2010 14:17

 

             UNIVERSIDAD  DE  ARTE  Y

             CIENCIAS SOCIALES, ARCIS

                ESCUELA DE PERIODISMO

 

 

TITULO

                            

          EL CASO BETTANCOURT: Una historia sin resolver…

 

Tesis para optar al Título Profesional de Periodista

 

Mención: Licenciado en Comunicación Social

 

MARIO EDISON VIVAR VERA

 

 

Profesor Guía: Andrés Juffe Louis

Periodista

 

 

 

 

Punta Arenas, Chile

2010

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DERECHOS DE AUTOR

 

© 2010,  MARIO EDISON VIVAR VERA

 

Ninguna parte de esta tesis puede reproducirse o transmitirse bajo ninguna forma o por ningún medio o procedimiento, sin permiso escrito del autor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEDICATORIA

 

 

La presente investigación esta dedicada a mi familia, quienes creyeron en este desafío, en particular mis padres, hermanos, mi  esposa y mis hijas, que me apoyaron en esta empresa de hacer realidad un sueño, a los que dieron vida al proyecto Arcis, permitiendo que muchos tengamos la oportunidad de soñar y volar mas alto. Y por supuesto a quienes están involucrados en esta historia sin resolver, a todos ellos… ¡para que nunca más!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AGRADECIMIENTOS

 

 

 

A Dios, cuya mano la he sentido en cada paso, a mi familia, mis profesores, compañeros de ruta, profesionales y amigos que me facilitaron la labor investigativa. Los medios de comunicación, donde se forjo mi labor profesional, y a todos aquellos que no solo creyeron en este sueño, sino que ayudaron a hacerlo realidad, ¡gracias, totales!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INDICE

 

Dedicatoria ----------------------------------------------------------------------------------------------------            3

Agradecimientos --------------------------------------------------------------------------------------------            4

Índice ----------------------------------------------------------------------------------------------------------  5

Resumen -----------------------------------------------------------------------------------------------------  6

Introducción -------------------------------------------------------------------------------------------------- 7

Definición del objetivo de estudio y sus soportes comunicacionales --------------------------      8

Técnica de investigación Seleccionada   ---------------------------------------------------------------        10

  • ¿Qué se entiende por Periodismo de Investigación -------------------------------------       12
  • Principios y pasos para la realización del Periodismo de Investigación ------------    15

 

Antecedentes históricos            ------------------------------------------------------------------------------------          21       

  • La vía Chilena hacia el socialismo (1970 – 1973) ----------------------------------------       21
  • Salvador Allende, con el apoyo de la UP----------------------------------------------------       21
  • El MAPU de Betancourt -------------------------------------------------------------------------         22

 

11 de Septiembre 1973  ------------------------------------------------------------------------------------          23

  • Así se gestó el 11…------------------------------------------------------------------------------          23
  • La Batalla de Santiago…------------------------------------------------------------------------         30

 

Provincia de Magallanes en Estado de sitio ---------------------------------------------------------         40

  • Se decretaba Estado de sitio, debiendo la población permanecer en sus casas-   40

 

Represión e Isla Dawson-----------------------------------------------------------------------------------           45

  • La represión Política -----------------------------------------------------------------------------          45
  • Represivas -----------------------------------------------------------------------------------------            47
  • Políticas / Económicas --------------------------------------------------------------------------         48
  • El Once en Magallanes…-----------------------------------------------------------------------         50
  • La ciudad se veía triste  -------------------------------------------------------------------------         51
  • El miedo, como aliciente para el poder -----------------------------------------------------        52
  • Centros de tortura y represión ----------------------------------------------------------------         52
  • Criminales y Cómplices -------------------------------------------------------------------------         59

 

Censura e Intervencionismo militar en los medios locales ---------------------------------------       89

Conclusiones ¡Quiero enterrar sus huesitos! --------------------------------------------------------         91

Bibliografía ---------------------------------------------------------------------------------------------------- 92

Glosario -------------------------------------------------------------------------------------------------------  94

Material Complementario ---------------------------------------------------------------------------------           95

  • Los testimonios del caso -----------------------------------------------------------------------         95
  • Hugo Gutiérrez, Crónica “Se ha desfigurado la historia Chilena”   -------------------    105
  • Paradero desconocido --------------------------------------------------------------------------          107
  • Perdón y Reconciliación ------------------------------------------------------------------------         108
  • La historia en testimonios ----------------------------------------------------------------------         110
  • Pauta de preguntas para Jenny Betancourt -----------------------------------------------        111

 

Anexos --------------------------------------------------------------------------------------------------------- 119

Trabaja en Punta Arenas ---------------------------------------------------------------------------------            128

Galería de fotos --------------------------------------------------------------------------------------------- 130

 

 

 

RESUMEN

 

 

Se aborda el concepto de Periodismo de Investigación, sus antecedentes  y  evolución, adoptando una actitud crítica frente a la noción más extendida que asigna al Periodismo de Investigación, tres características fundamentales.

 

Partiendo de ello, el autor asume  sin embargo que lo esencial del Periodismo de Investigación está en los métodos y técnicas que emplea para la indagación y recogida de datos, con lo cual se aparta sin duda de aquellos que hacen el énfasis principal en la actitud de la fuente y el impacto potencial del tema y su publicación.

 

Estos criterios se concretan en una propuesta de seis principios o criterios a tener en cuenta:

 

1.  Selección y enfoque del tema, 2. Intencionalidad del impacto final en la opinión pública, 3  Objetividad en la búsqueda consecuente de la verdad,   4.  Enfoque  integral y estratégico del trabajo con las fuentes de información, empleando diversidad de métodos y técnicas de investigación,  5.  Normas y principios éticos,   6.  Enfoque integral y sistémico de la estrategia comunicativa.

 

Tomando como base estos criterios,   propone los principales pasos a dar para llevar a la práctica el periodismo investigativo.

Concluye precisando finalmente que no se trata de un nuevo género, sino de una actitud y métodos periodísticos puestos en práctica ante determinados temas que así lo exigen por su importancia y complejidad.

 

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

La presente investigación nace respecto de la motivación por dar cuenta de un hecho que hasta el día de hoy no ha podido ser aclarado, considerando que se trata de una persona desaparecida en el contexto de una dictadura militar. Ello considerando que mas adelante en la historia que se escribió a partir de un golpe de estado que termina con un régimen democrático, queda demostrado que hubo personas detenidas, torturadas, muertas y desaparecidas. A su vez llama la atención, que una persona desaparece sin dejar rastro y hasta el día de hoy no existe antecedente alguno que permita dar con su paradero, y mucho menos con los posibles restos de este ciudadano. El fin no es otro que provocar una reflexión respecto de este hecho, sustentado en el dolor de la familia y sus más cercanos, quienes viven en la incertidumbre de no ver aclarado el caso, toda vez que una comisión de gobierno lo define como una situación de detenido desaparecido.

 

De esta forma la presente investigación tiene también por objeto provocar un acercamiento al periodismo de investigación, que tan a mal traer vemos en nuestros días, considerando que también desde esta área de la comunicación, no existen trabajos similares que hayan abordado este caso para aportar en su esclarecimiento, a diferencias de otros en que si se han obtenido resultados.

 

Al respecto se podrían citar los trabajos realizados por Mónica González, Patricia Verdugo y Ascanio Caballo, (Los zarpazos del puma, La historia oculta del régimen militar, entre otros)

 

 

DEFINICION DEL OBJETO DE ESTUDIO Y SUS SOPORTES COMUNICACIONALES

 

La presente investigación pretende ser un instrumento mediante el cual, se logre un acercamiento a un hecho que al día de hoy no ha tenido una resolución, aun cuando han transcurrido mas de treinta años de esta desaparición, y hoy se cuenta con la tecnología necesaria para poder dar con el paradero de una persona desaparecida. A su vez se busca poner en discusión y reflexión, que situaciones como estas no deben pasar al olvido, mucho menos cuando hoy están los esfuerzos no solo de una familia que busca una respuesta, sino también de amigos, y no solo ellos, también quienes por el peso del arrepentimiento, han aportado para que este hecho se aclare. Ello en el entendido que esta ha sido una de las trabas que ha tenido la investigación, que puede decirse tiene dos momentos: primero en el contexto de una dictadura militar, donde efectivamente y como es comprobado mas tarde, una vez terminado el régimen, hubo ocultamiento de información, manejo de la misma, o simplemente un silencio cómplice, de organismos y personas, que temiendo por su integridad ocultaron información.

 

Para realizar la presente investigación, se elige un espacio de tiempo acotado, (fragtime) que comprende los últimos cinco años, considerando que es en el ultimo tiempo y luego del avenimiento de la democracia, se produce una apertura del acceso a la información, y la factibilidad de recopilarla y trabajarla con libertad, a diferencia del periodo pasado. De esta manera la poca información procesada esta a la mano, al igual que los testimonios que también han logrado ser publicados en algunos medios de comunicación, escritos, audiovisuales, y de Internet, que  a la vez son el soporte que tiene la presente investigación.

 

Todo ello dentro del genero de periodismo informativo, y lo que implica un trabajo de recopilación documental, y de investigación, en el estilo de la entrevista, la columna de opinión, y aquellos datos duros propios de una investigación judicial. 

 

1.1               El corpus  de la presente investigación esta relacionada con el método de investigación antes descrito, para lo cual se rescatan antecedentes de prensa publicados respecto del caso, extractos de entrevistas hechas a protagonistas del mismo y testimonios entregados en conversación directa con los protagonistas o vía mail. A su vez la bibliografía existente sobre los temas que forman el cuerpo de la presente investigación, que desde lo académico y científico, entregan un aporte que argumenta la historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TECNICA  DE INVESTIGACION SELECCIONADA

 

            No existen razones para afirmar que la investigación se  haya convertido en un nuevo género periodístico. Todo lo contrario, habría que coincidir con el Nobel de Literatura, el colombiano, Gabriel García Márquez, cuando aclaraba en un artículo que “la investigación no es una especialidad del oficio, sino que todo periodismo tiene que ser investigativo por definición...”  (El Tiempo, Bogotá, 3-l2-95)

 

Sin embargo, lo cierto es que sobre todo desde hace poco más de dos décadas se viene hablando acerca de un llamado Periodismo de Investigación, al cual se atribuyen hoy quizás, tantas virtudes como defectos. ¿Existe un “periodismo de investigación”?, si es así, ¿qué características tiene?, ¿hasta qué punto puede ser útil en nuestro caso el estudio y asimilación de tales conceptos en nuestra teoría periodística? Desde luego que no es posible adoptar una actitud crítica en el terreno teórico sin antes tratar de profundizar y esclarecer sus principales presupuestos.

 

En este caso, sin pretender un análisis exhaustivo de la génesis y evolución diacrónica de tal término, es importante remitirse como antecedentes más remotos a fines del siglo pasado, en Estados Unidos, cuando el buen periodismo parecía estar vinculado a la aventura, la previsión y presencia del reportero en los grandes acontecimientos que estremecían al mundo, la agilidad para penetrar en fuentes complejas y obtener al fin y al cabo la información perseguida, y la revelación de los resultados alcanzados a través de series de trabajos que causaron sensación en los primeros millones de lectores de periódicos.

 

 

 

Luego, ya a principios del presente siglo, fueron los “muckrakers” (rastrilladores), calificados así por el presidente norteamericano Theodore Roosvelt, quien criticó a “los periodistas que según él imitaban al “rastrillador de estiércol” que rehúsa  ver todo lo que es elevado en la vida y centra su atención sólo en lo que es vil y degradante”. Sin embargo, no mucho tiempo después el término se convertiría en un elogio que distinguiría a aquellos que hurgaban en el trasfondo de los hechos hasta encontrar elementos no revelados de los mismos.

 

Décadas más tarde, la presencia masiva de la radio y el surgimiento de la televisión, durante los años cincuenta, dieron paso a su vez a una nueva etapa de mayor profundización en los contenidos de la prensa (escrita, sobre todo), mediante la investigación de los hechos de manera que facilitara su interpretación.

 

Se desarrolla entonces el papel y formas nuevas del reportaje y otros géneros del periodismo destinados a informar y analizar las causas y consecuencias de los hechos, sus protagonistas y demás detalles no presentados necesariamente por los medios que ostentaban la ventaja de la inmediatez.

 

Pero no es hasta mediados de los setenta, con la publicación del libro Todos los hombres del Presidente, de Carl Bernstein y Bob Woodward, a raíz de sus famosos artículos sobre el llamado “escándalo Watergate” revelados por el Washington Post, que comienza a hablarse de un “periodismo de investigación” con nombre propio, y el afán de destituir presidentes y descaracterizar hombres públicos comienza a generalizarse como el sueño dorado de escolares y profesionales del periodismo, tanto en Estados Unidos como en la mayoría de los países de América Latina, principalmente. Vale decir que terreno propicio para ello, por otra parte, había más que suficiente.

 ¿Qué se entiende por Periodismo de Investigación?

 

Para el común de sus cultivadores, éste se distingue del resto de las rutinas profesionales tradicionales fundamentalmente por la selección de determinados temas y su mayor profundidad en el tratamiento del objeto o asunto que se aborda, lo cual supone o es el resultado a su vez del empleo combinado de métodos y técnicas rigurosas de indagación en la búsqueda de los datos y, por supuesto, de un consumo de tiempo y otros recursos superior a la media del reportaje convencional.  Autores como Robert W. Greene y Gerardo Reyes, entre otros, en un intento de definición, precisan  que el periodismo de investigación es la reportería que se realiza a través de la iniciativa y el trabajo del periodista, sobre asuntos de importancia que algunas personas u organizaciones desean mantener en secreto. Los tres elementos básicos son: que la investigación sea el trabajo del reportero, no un informe sobre una investigación hecha por alguien más; que el tema de la información trate algo de razonable importancia para el lector o televidente, y que haya quienes se empeñen en esconder esos asuntos al público.

 

También William Gaines lo plantea en similares términos, cuando señala en su obra que “se considera historia investigativa: 1) aquella que es producto original del periodista, en contraposición  a un informe sobre la investigación de una entidad pública; 2) aquella en la que haya existido algún intento de ocultar la información; 3) aquella que sea de importancia para el público.”

 

Aunque la experiencia relatada por éstos y otros autores (Scanella, Quesada, etc.) que han abordado el tema reconocen las ventajas de un trabajo en equipo y del empleo de distintas técnicas de investigación, la mayoría de ellos asume como válido el papel predominante del reportero individual y la condición de que los datos a manejar deben ser un  resultado del esfuerzo propio. Ello podría llevar a la idea de excluir importantes procedimientos indagatorios que se apoyan en el trabajo y la opinión de expertos u otros investigadores que a menudo suelen constituirse en valiosas fuentes de información para el reportero, dispuestas por lo general a colaborar en forma desinteresada con éste.

 

El interés social del tema, condición inobjetable, no puede conducir sin embargo al criterio de que todo lo que atrae la curiosidad y atención del público debe ser tratado por la prensa. No podemos coincidir con Reyes cuando admite como idea generalizadora que: La gente busca información para satisfacer una amplia variedad de necesidades. Una de ellas es la de conocer las acciones u omisiones de sus gobernantes, legisladores, jueces y militares, de los comerciantes e industriales que dominan el sector económico de la nación, de los banqueros que tienen en sus manos el dinero de miles de familias y empresas y, en general, de las personas que participan de algunas maneras en el manejo de los destinos de su ciudad o país.

 

El público quiere saber qué pasa con sus impuestos, a dónde va a parar  el dinero de las privatizaciones y de las bonanzas, y cómo está cuidando el Estado los recursos naturales; quiere enterarse sobre la integridad moral de sus gobernantes, si tienen relaciones con narcotraficantes o mafias de juego y el contrabando y, sobre todo, quiere saber quién lo engaña. Al mismo tiempo, el lector busca chismes en el periódico para satisfacer su curiosidad personal sobre la vida privada de artistas, comediantes, grandes empresarios, deportistas y delincuentes famosos.

 

 

 

 

Por supuesto que hay límites que sitúan la ética, los intereses del país, la intimidad de las personas, y otros factores de política editorial, que no pueden dejarse de tener en cuenta, y que a la corta o a la larga podrían dar al traste con las posibilidades de que muchos temas abordados sin una valoración previa vean la luz pública.

 

Por último, suponer la existencia de intereses antagónicos con la fuente como condición de toda investigación periodística convierte en esencial un rasgo que puede ser y es sin duda ocasional, dependiente más bien de las características de determinados sistemas sociales y temas que de las complejidades de muchos asuntos que la prensa debe abordar con enfoque científico, y en los cuales a menudo sus principales fuentes de información podrían estar tan interesadas como el reportero en un buen tratamiento periodístico.

 

En síntesis, al valorar de conjunto el Periodismo de Investigación podemos subrayar como rasgos positivos los siguientes:

 

v      La necesidad de un despliegue constante de iniciativas y habilidades profesionales para la búsqueda y solución de nuevos temas o aspectos de determinados temas en ocasiones  desconocidos, pero esenciales.

 

v      Una concepción integral y estratégica del trabajo con las fuentes de información y ulterior presentación de los resultados, a través de una serie o conjunto de trabajos periodísticos.

 

v      Un aprovechamiento adecuado de las amplias posibilidades que se abren al periodista con la introducción de las modernas tecnologías de la comunicación  e información.

 

A su cuenta negativa se ubicarían, por el contrario:

 

v      El énfasis en los lados obscuros de la vida, las personas y los hechos.

 

v      La incursión frecuente en facetas de la vida íntima de las personas y  adopción de una postura hipercrítica de la actividad de las instituciones públicas, asumiendo papeles de jueces y fiscales de la conducta ciudadana.

 

v      Una concepción antagónica de las relaciones entre el periodista y las fuentes y protagonistas de muchos hechos que trata.

 

De todo ello se desprende que asumimos el Periodismo de Investigación como una propuesta válida, es decir, como una posible actitud y acción profesional ante los hechos, con rasgos específicos propios que lo separan del trabajo de reportaje convencional, apremiado por la inmediatez y facilitado por los necesarios lugares comunes de la cotidianeidad. Sería un error, sin embargo,  asumirlo sin una posición crítica ante sus lados opuestos a toda ética y deontología profesional.

 

 Principios y pasos para la realización del Periodismo de Investigación

 

Teniendo estas observaciones en cuenta, una concepción propia del Periodismo de Investigación  podría partir a nuestro juicio de los siguientes criterios:

 

1.       Selección y enfoque: de temas o problemas complejos, que requieren el conocimiento y la atención y participación de la opinión pública y las instituciones, partiendo del interés social.

 

2.       Intencionalidad: supone como premisas determinado grado de esclarecimiento previo acerca de la comunicabilidad de los resultados y su impacto en la opinión pública, con fines que pueden ir desde la información o explicación esclarecedora y la corrección o rectificación de deficiencias o irregularidades cometidas,  hasta la orientación y movilización colectiva hacia determinadas acciones institucionales o masivas, encaminadas a la solución parcial o total del problema.

 

3.       Objetividad: es decir, la búsqueda de la verdad objetiva que subyace a veces bajo el aspecto superficial o la primera impresión que nos producen o se nos propone sobre los hechos. Ello supone ir a las esencias con incansable actitud analítica y crítica.

 

4.       Enfoque científico integral y estratégico: del trabajo con las fuentes de información y en la aplicación de los diversos métodos y técnicas para la obtención de los datos que necesitamos. Incluye por supuesto las amplias posibilidades de la observación directa y participante, abierta o encubierta, en dependencia de las circunstancias; así como la consulta a todo tipo de fuentes que nos aporten referencias o datos útiles.

 

5.       Normas y principios éticos: previstos por nuestro Código Profesional, en el cual  se encuentran claramente definidos deberes y derechos del periodista y sus órganos de prensa en la sociedad, así como el tipo de relaciones a desarrollar entre éstos y las demás personas e instituciones.

 

6.       Enfoque integral y sistémico de la estrategia comunicativa, partiendo de una adecuada  comprensión de los procesos de comunicación en su cotidianeidad y continuidad de una parte, y de las potencialidades creadoras, el papel complementario y las características de los diferentes géneros periodísticos, de la otra.

 

Tomando como base estos criterios, no a manera de recetario, sino como normas que la experiencia aconseja asumir con toda flexibilidad, podrían resumirse los principales pasos a dar para llevar a la práctica el periodismo investigativo en nuestras condiciones particulares:

 

Primero: Concebir y elaborar un proyecto o plan previo, a partir de la selección del tema o problema a abordar, esclarecer  sus premisas y precisar los objetivos o finalidad  investigativa  y comunicativa. En dicho proyecto quedarán previstas las principales técnicas de investigación a emplear, tiempo y recursos materiales y humanos necesarios, incluyendo su costo en determinados casos.

 

Segundo: Desarrollo de la investigación, aplicando las técnicas requeridas y combinando, en dependencia de las necesidades previstas u otras situaciones que pudieran presentarse: observación, entrevistas individuales, encuestas, consulta a expertos, trabajo en grupos, estudio documental y bibliográfico, consulta a fuentes informáticas, etc.

 

La obtención de información, por otra parte, en el caso de la investigación periodística tiene una doble condición: a) conduce a los resultados perseguidos en el orden indagatorio, tal y como ocurre en todo proyecto de esta naturaleza, b) aporta todo el material fáctico y de referencia, así como ilustraciones a emplear en los diferentes géneros, lo cual supone una elaboración sobre la marcha de la posible estrategia comunicativa a emplear en la presentación periodística de los resultados.

 

Tercero: Realizar un balance final de los resultados y proceder al ajuste definitivo de la estrategia comunicativa. Este paso pudiera dar lugar al criterio de que el material recolectado, contrariamente a las premisas definidas, no aconseja su publicación desde el punto de vista periodístico. En tal caso, quizás se recomiende su archivo definitivo o su entrega a determinadas instituciones, en cuyas manos pudiera tener alguna utilidad.

 

Cuarto: Elaborar el o los trabajos periodísticos empleando distintos géneros, teniendo en cuenta las posibilidades de su publicación en una o más ediciones o emisiones del órgano de prensa, según el caso. La estrategia debe prever el lugar que ocuparían posibles respuestas emitidas por instituciones o personas individualmente, como efecto o repercusión de los primeros trabajos; hechos de los cuales es muy importante mantenerse atentos, e incluso provocarlos en ocasiones en que sea recomendable.

 

Naturalmente que la polémica es también una posibilidad en esta etapa, debido al surgimiento de criterios o datos opuestos o parcialmente diferentes a los expresados por el periodista o por alguna otra opinión vertida públicamente. Deberá estarse al tanto de todo y definirse oportunamente qué lugar darle o no dentro de la estrategia de comunicación.

 

Quinto: Controlar y evaluar parcial y finalmente los efectos o resultados logrados o promovidos por las acciones comunicativas en su conjunto, haciéndolo evidente en ocasiones de manera expresa y objetiva. Aquí es importante reconocer la actitud receptiva y el papel positivo de personas e instituciones en la solución de los problemas, extrayendo finalmente las mejores lecciones de todo el proceso.

 

De ello se desprende que, aunque en ocasiones pudiera haber casos de personas negligentes o responsables de algunos hechos o situaciones criticados por la prensa,  lo fundamental es ir a las causas esenciales que le dieron lugar, sus consecuencias sociales y el papel de la opinión pública y la participación ciudadana e institucional, tanto en su origen como, sobre todo, en sus posibles vías de solución y esclarecimiento.

 

Tales pasos quedarían plasmados, como diseño de la investigación periodística, de acuerdo con los diferentes elementos que aconseja William Gaines en su obra, y que podemos resumir de la manera siguiente:

 

·         Título: una idea básica y totalizadora del tema a abordar

·         Tema: precisión sobre el problema que será objeto de investigación

·         Necesidad: importancia o trascendencia e interés social del problema y significación posible de su publicación

·         Alcance del estudio: delimitación de los marcos en que se desarrollará la investigación

·         Métodos y técnicas  que se pondrán en práctica para la investigación

·         Fuentes: Relación de fuentes personales, documentales o institucionales

·         Producción: géneros, ediciones, materiales a conseguir, etc.

 

No se trata, por supuesto, de un esquema rígido, sino todo lo contrario. Partiendo de su papel básico como proyecto a valorar y decidir por el equipo de redacción, los promotores le harán las adecuaciones requeridas en cada situación, a fin de que sirva como sistema argumental y guía práctica de todo el proceso de realización de la indagación periodística y sus diferentes variantes de géneros como propuesta de estrategia comunicativa.

 

Como podrá apreciarse de todo lo antes dicho, al reconocer la existencia de un llamado “Periodismo de Investigación”, no estamos hablando de un género periodístico específico; sino de una actitud, métodos y acciones profesionales ante determinados temas que por su complejidad e implicaciones deben ser objeto de una investigación más acabada y rigurosa; así  como del empleo casi siempre combinado de variadas formas de presentación del material periodístico.

 

Es obvio, por otra parte, que la realidad no identifica cuándo corresponde tal actitud; sino que ese deslinde incumbe al periodista. Y vale decir que para el buen periodista, toda realidad siempre es compleja y requiere, por tanto, el máximo de rigor profesional. De ahí que por ello estemos de acuerdo con el principio planteado por el novel colombiano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

 

LA VIA CHILENA HACIA EL SOCIALISMO (1970-1973)

 

Salvador Allende, con el apoyo de la UP…

El hilo conductor de las historia nos presenta la figura del doctor Salvador Allende Gossens, quien mas adelante es uno de los protagonistas de este capitulo escrito con sangre, dolor, y muerte de nuestra historia patria, donde la polarización política alcanza su máxima expresión, decantando en lo que será la debacle de la condición humana, por un lado de victimas, y de victimarios, quienes en el lugar en que se encuentran cambian radicalmente el espíritu de un país que se quiebra, que aun hoy espera reconstruirse.

 

En 1970 es electo Salvador Allende con el apoyo de la Unidad Popular, obteniendo el 36,3% de los votos por lo que se requirió el pronunciamiento del Congreso. Su gobierno enfrentó muchos problemas económicos externos, como la crisis mundial 1972-1973, una errática política económica, más la fuerte oposición del resto del espectro político y del gobierno estadounidense de Richard Nixon. El cobre fue nacionalizado finalmente, pero esto no impidió que el país cayera en una fuerte crisis económica y que la inflación llegara a cifras de alrededor del 600 y 800%. Los enfrentamientos callejeros entre opositores y adherentes de la Unidad Popular se hicieron frecuentes, y alcanzaron altos niveles de violencia. Allende, que creía en una revolución democrática, pierde el apoyo del Partido Socialista que creía en la legitimidad de un levantamiento popular armado para retener el poder. Finalmente, el 11 de septiembre de 1973 se produce un Golpe de Estado que acaba con el gobierno de Allende, quien se suicida tras el bombardeo al palacio de La Moneda.

 

 

El MAPU de Betancourt …

 

Para entender la ideología política de Silvio Francisco Betancourt Bahamonde, es necesario un acercamiento al Movimiento de Acción Popular Unitaria, MAPU, al que pertenecía, llegando a ser uno de sus máximos representantes regionales. Así se conoce que en términos históricos, el movimiento original desapareció en 1989, y que antes del 11 de septiembre de 1973, alcanzo a existir durante cinco años. En su libro sobre el Mapu, la historiadora Cristina Moyano, señala que una vez llegada la democracia, sus fundadores pasan de “artífices de la transición, a “demonios” concertacionistas, negociadores y lobbistas que abandonaron sus banderas de lucha para “venderse” a las bondades de un mercado que antaño criticaban”. También dentro de las apreciaciones existentes al día de hoy de esta tienda política, se le carátula de “partido mito” de la transición, con figuras como José Miguel Insulza, Eugenio Tironi, José Antonio Viera-Gallo y Enrique Correa.

 

Su historia se escribe a partir de una dura división de la DC, cuando la juventud, molesta con el gobierno del entonces presidente Eduardo Frei Montalva, apoyada por algunos parlamentarios como Jacques Chonchol, Rafael Gumuccio, Julio Silva Solar y Alberto Jerez, opta por salirse del partido en 1969, ¿su objetivo? renovar la izquierda- a la que le aporta militancia cristiana- e impedir un gobierno de derecha en las elecciones del 70.

 

Así el naciente movimiento, formado por profesionales y elite, alcanza, sin una base electoral, a conquistar puestos claves en el gobierno de la Unidad Popular, sin embrago sufre serios reveses. En 1971, se produce la migración de la mayoría de sus parlamentarios a la recién formada Izquierda Cristiana; el 19 de Mayo de 1972, su principal ideólogo, Rodrigo Ambrosio, muere trágicamente en un accidente automovilístico, luego en 1973, el movimiento se divide tras un pugna feroz, en la que hasta sale a la palestra, la disputa de la marca MAPU, por lo que en septiembre pasan a la clandestinidad.

Cabe recordar que el 12  de agosto de 1971 es inscrito con 34 mil firmas, cifra lejana a las expectativas  originales

 

11 DE SEPTIEMBRE 1973

 

Así se gestó el 11…  

 

 

En libro testimonial  “El día decisivo”, el general Augusto Pinochet,     responsable del Golpe de Estado que cambia radicalmente la historia de Chile, aquel 1 1de Septiembre de 1973, en el capitulo IV, detalla minuciosamente como se gestan los hechos que decantan en lo que denomina la Batalla de Santiago. Es este el inicio de un contexto histórico, que da como resultado los atropellos a los derechos humanos, que luego serian investigados en diferentes procesos judiciales, que hasta el día de hoy no han tenido un resultado positivo como el que motiva la presente investigación, esta es la cronología de los hechos ocurridos entre el día 10 y noche del 11 de Septiembre de 1973.

“Cuando se retiraron los visitantes, repasé los acontecimientos recién ocurridos que tanto complicaban el esquema trazado.

El hecho de anticipar para el 11 de septiembre la acción prevista para el día 14, significaba un peligroso cambio en los planes y en la forma de actuar. Sin embargo, entre molesto y preocupado, me dije para mí que no se debe "torcer la mano al destino" y que si en ese momento la Providencia me imponía aquel cambio de fecha, tendría que ser para mejor. Con esta conformidad me retiré a descansar”.

 

“Recuerdo que esa noche del 9 al 10 de septiembre fue de insomnio y búsqueda de soluciones al problema creado por el anticipo de la fecha. En la planificación, se había escogido el 14 de septiembre como fecha de acción, porque ese día era la Revista Preparatoria y no llamaría la atención el hecho de efectuar un alistamiento y repartir munición. En cambio, si se entregaban las municiones el día 11 en la mañana, o el 10 en la noche, era muy posible que los marxistas detectaran que algo anormal pasaba en las unidades y tomaran medidas para impedir nuestra acción, lo que nos podía llevar a un enorme derramamiento de sangre.

 

Debía, por lo tanto, buscar una solución al problema que se había creado, y alterar el esquema inicial de la acción militar. Además del cambio de fecha, las dudas que surgían en esas horas de la noche eran varias y necesitaba encontrarles solución antes de la llegar al Ministerio de Defensa Nacional”.

 

 “Al llegar a mi oficina, encontré sobre el escritorio, como todos los días, la prensa de esa mañana. ¡Cuál no sería mi asombro al descubrir allí, leyendo los primeros titulares, la forma precisa de terminar mi angustiosa incertidumbre! Ante mis ojos estaba la solución al problema que me atormentó toda la noche. Con grandes titulares decía la prensa que Carlos Altamirano, en una reunión en el puerto de Valparaíso, hablando violentamente, según su costumbre, había proferido amenazas y tratado de producir un clima de agitación. Esta actitud suya coincidía con la grave circunstancia de que el martes los Tribunales de Justicia de Valparaíso debían pronunciarse sobre su desafuero, que, de ser acogido, produciría sin duda serios actos de violencia que comprometían la seguridad interior. Tales sucesos podrían degenerar en una sangrienta acción que se propagaría eventualmente al resto del país. Luego, todas estas probabilidades había que preverlas cuidadosamente, anticipando las medidas necesarias para evitar los males consiguientes.

 

Allí estaba por lo tanto la solución, y nuevamente la Providencia nos proporcionaba su generosa ayuda. El encubrimiento resultaba perfecto; nadie podía oponerse a que tomáramos medidas para resguardar el orden. Tales disposiciones nos permitían encubrir todo el alistamiento de las tropas de Santiago y alrededores. Cuando recuerdo ese momento, veo que aquel hombre nefasto difícilmente apreciará cuánto nos ayudó con su obsesión subversiva. Y doy gracias a Dios por haberlo cegado. El señor Altamirano, el opositor más encarnizado de las Fuerzas Armadas, había proporcionado, mediante una jugada del destino, la solución más insospechable a las preocupaciones del Mando. El Ejército tiene que reconocerle tan valioso y oportuno servicio.

 

Cuando terminé de leer la prensa, y luego de meditar brevemente, debo decir que con verdadera alegría me dirigí al cuarto piso, donde están ubicadas las oficinas del Ministerio de Defensa Nacional. De inmediato pasé al despacho del Ministro. Orlando Letelier, a quien, después de darle a conocer la preocupación del Ejército y mostrarle con sus grandes titulares, le expuse lo siguiente:

 

«Este caballero, que en nada ayuda a solucionar la tirantez que domina en la ciudadanía, me obliga a disponer un acuartelamiento de las tropas para mañana por la mañana en previsión de posibles disturbios que se puedan producir, no sólo en Valparaíso, sino también en Santiago, a consecuencia del probable desafuera como Senador del Sr. Altamirano.»

 

 “Ese día también fui informado de la decisión histórica del Cuerpo de Carabineros de unirse a las instituciones de las FF.AA, además de la seguridad de que cuando se efectuara el ataque ellos no actuarían contra las tropas”.

-¿Cómo se desarrolló la reunión con los Generales?

 

“A la hora señalada se presentaron los Generales en el despacho del Comandante en Jefe. De inmediato cerré la puerta con seguro y les ofrecí asiento. Me acerqué al mueble donde se guardaba una réplica de la espada del General O’higgins, la tomé y desenvainé y solemnemente les hice jurar, como soldados, que todo lo que se hablaría allí se mantendría en el más absoluto secreto, que debía ser guardado hasta el extremo de ni siquiera poder insinuar nada de lo que allí se expresara.

 

Tomé la espada desenvainada y me coloqué frente a cada uno. De este modo los Generales fueron, uno a uno, jurando. De inmediato les expresé:

 

"Señores Generales: La situación moral, política y económica del país ha llegado a su punto más bajo, haciéndose insostenible la seguridad de Chile. Mañana, 11 de septiembre, se juegan los destinos de la Patria. Para ello ocuparemos La Moneda y expulsaremos del gobierno al Sr. Allende y a sus cómplices. Sin embargo, se les dará la oportunidad para que salgan del país. Si hay resistencia armada, como hemos apreciado, nos emplearemos duramente con todos nuestros medios. Creo, señores, que cuanto más drástica sea la acción, mayor será la economía de vidas". Uno de los Generales señaló que tenían tiempo muy escaso para preparar órdenes, a lo que respondí: "Aquí se les entregan documentos de agrupaciones, para que Uds.los adapten y los cumplan como buenos soldados.

 

"Las columnas serán mandadas conforme al orden que se establece en estos documentos. Sin embargo, nadie debe moverse hasta mañana a las 07.30 horas. Un movimiento falso puede llevarnos al fracaso. Si la resistencia fuera creciendo en La Moneda, ella será bombardeada por la FACH, con el fin de evitar mayores pérdidas de vidas; en ese caso, las tropas se alejarán y marcarán su línea más adelantada. Posteriormente, pasada la acción aérea se reanudará el ataque con toda la potencia posible. Si esta noche, por delación o sospecha, yo fuese asesinado, seguirá en el mando de las tropas el General más antiguo (y mostré al General Bonilla); si éste cae, asumirá la conducción el General que sigue y así sucesivamente. Señores Generales, esta resolución no puede cambiar, detenerse, flaquear ni menos fracasar, pues en ella está en juego el destino de Chile; y la Patria, señores, está por sobre la vida de todos nosotros.

 

El alistamiento se efectuará durante la noche, conforme a la situación propia del alistamiento de un acuartelamiento. Pero recalco que nadie está autorizado para mover un hombre de cualquier Unidad. Se debe trabajar esta fase final bajo el mayor secreto y sólo debe conocerla Uds."

 

El General Palacios, que mandaba la agrupación de tanques, expresó que su mayor preocupación era el estado deficiente de la artillería de esos blindados, que no se podía emplear por falta de líquido de freno en los cañones. Esta deficiencia, que creaba un serio problema al Batallón de Tanques, estaría resuelta al amanecer, al emplear uno de las más rústicos sistemas que usaron los alemanes en la Segunda Guerra Mundial y que dio óptimos resultados: la utilización de un aceite similar al que se emplea en las máquinas de coser, que se ignoraba existiera en plaza, pero que, gracias a la diligencia de los integrantes de esa Unidad, fue ubicado en una compañía distribuidora de lubricantes.

 

Insistí que era fundamental evitar cualquier tipo de comunicaciones, por radio o por teléfono, de materias referidas a lo que se había ordenado para el alistamiento, por cuanto había una intercepción permanente. También quedaba prohibido el envío de mensajeros con documentos. Les recordé que si se había mantenido el secreto por meses, una indiscreción podía hacer perder todo en minutos. Con respecto a la preparación de las tropas, manifesté que se aprovecharía el acuartelamiento en primer grado que se iniciaba a las seis treinta horas del día 11; luego, hasta esa hora, todo debía dar la mayor apariencia de normalidad.

 

Durante la reunión se mencionó que la Escuadra zarparía esa tarde fuera de Valparaíso creándose con ello un ambiente de intranquilidad, pero que regresaría al amanecer del martes once al mismo puerto, con el fin de actuar en la operación. Se consideró además que este hecho era buena distracción táctica para los marxistas, pues su principal atención se iba a concentrar inicialmente en la Escuadra, lo que nos permitiría completar nuestros preparativos finales en la capital. Se dio a conocer, además, que para el ataque sobre La Moneda Carabineros retiraría sus efectivos apostados en ese lugar, con lo que se dejaba en libertad de acción al Ejército para poder actuar contra los paramilitares que se encontraban allí.

 

Después de conocerse el Plan de Operaciones, se formularon algunas dudas que fueron aclaradas. Al término de la reunión, nos despedimos con un fuerte abrazo, por si no nos veíamos más, y con la conciencia de la profunda responsabilidad que se asumía ante la Patria, la ciudadanía y la Historia de Chile. Después de esta despedida oficial, invité a los Generales a almorzar en la Comandancia. Invité también al General Gustavo Leigh.

 

El almuerzo se desarrolló en un ambiente de gran camaradería. Al término de él me despedí de los Generales, y luego llamé al Secretario General del Ejército, a quien siempre he considerado un jefe de máxima confianza. El preparó las comunicaciones radiales a todas las Guarniciones de Chile. Estos radiogramas quedaron cifrados para su despacho y en su texto se ordenaba "ocupar, de inmediato, todas las Intendencias y Gobernaciones del país", y aplicar la planificación dispuesta. Dichos documentos saldrían, en forma simultánea, antes de las 06.00 horas del día once, a todas las Guarniciones del país. Se calculaba que su cifrado estaría claro antes de las 07.30 horas.

 

Era conveniente desempeñarse normalmente y por tal razón el trabajo en la Comandancia en Jefe no tuvo ninguna variación hasta las 18.30 horas, cuando cité a otro grupo de Generales y después de juramentarlos sobre su discreción, como lo había hecho en la mañana, les expuse lo que se iba a realizar y les designé los puestos que desempeñarían en el Cuartel General del Comandante en Jefe del Ejército, para la acción del día siguiente. Prohibí nuevamente repetir cualquier información de lo que se había hablado en esta oportunidad.

 

Tal cual había sucedido con los Generales llamados esa mañana, recibí de estos tres Generales, el más amplio respaldo y un total apoyo a lo que se iba a realizar. De inmediato procedí a designar al General más antiguo como Jefe del Estado Mayor, al General que seguía como Jefe del Servicio de Inteligencia y al tercer General como Jefe de Operaciones. Manifesté a estos Generales mis preocupaciones y la necesidad de actuar en la forma más dura posible”.

 

A las 07:00 horas llegaron los vehículos que se habían citado para "ir a pasar una revista a Peñalolén". Poco después, a las 07:10 horas viajaba en el vehículo rumbo a la casa de uno de mis hijos. Allí permanecí algunos minutos contemplando a mis pequeños nietos que dormían sin saber lo que iba a ocurrir y pensé que la trascendental resolución adoptada era decisiva para su futuro, para su libertad, como me lo había dicho mi esposa tiempo atrás.

 

Subí al vehículo y ordené al conductor dirigirse a la Central de Telecomunicaciones, lugar donde estaba el Puesto de Mando del Comandante en Jefe del Ejército, adonde llegué faltando veinte minutos para las ocho horas. Cuando ingresé al patio de los vehículos salió a mi encuentro el General Oscar Bonilla, que estaba muy preocupado por mi retraso. Le señalé la razón de ello y me reuní con el personal que había venido conmigo y con otros del Comando en Jefe del Ejército y les expresé lo que sucedía. Con alegría pude comprobar que todos estaban felices por la decisión adoptada, con excepción de mi ayudante, que me expresó no estar de acuerdo con lo que se iba a realizar. Le acepté su posición, y dispuse su arresto inmediato en una sala del edificio de Telecomunicaciones del Ejército.

 

Después de una rápida revista y de algunos momentos de espera se sintió la Canción Nacional, que se transmitió por todas las radios revolucionarias de Santiago, y poco después de las ocho y media se escuchó la proclama de la Junta de Gobierno. Se fundamentó dicho documento en la gravísima crisis moral, social, política y económica en que, por incapacidad o por voluntad del gobierno, se había sumido al país, y en el desarrollo del terrorismo que llevaba a Chile a una guerra civil. Por último, se resolvía que el Presidente debía entregar su cargo a la Junta.

 

La Batalla de Santiago…

 

Aquí llegamos tal vez al argumento del militar que hace entender, bien o mal, la génesis de lo que vendría después, y donde se explica, como en el lenguaje cotidiano hablamos de tortura, desaparecimiento, detenciones, toque de queda, miedo y terrorismo de estado. Conceptos que por cierto eran desconocidos para la gran mayoría de los habitantes de un país, que nunca imagino siquiera vivir un verdadero estado de guerra, con hechos que parecieron ser sacados de una película basada en los horrores de la Segunda Guerra Mundial, con realidades como los campos de prisioneros, y situaciones muy cercanas a las vividas por el pueblo Judío, que fue exterminado por Holocausto a manos de los nazis seguidores de Adolf Hitler.

 -Volvamos a la noche del 10 al once de septiembre de 1973, cuando se iniciaba el alistamiento de las tropas bajo el pretexto del imprescindible acuartelamiento que fuera conocido por el propio Ministro de Defensa cuando en la mañana le di cuenta de la situación provocada por Altamirano. Esa noche se preparaban las armas y la munición para el enfrentamiento que venía el día 11.

 

Todos los antecedentes reunidos por el Servicio de Inteligencia y los que habían sido captados por los mandos subalternos indicaban que la jornada iba a ser larga, sangrienta y muy dura, pues los elementos paramilitares ubicados en las industrias y cordones de Santiago actuarían especialmente en las poblaciones, con la posibilidad de producir un gran número de bajas.

 

En la tarde del día 10 de septiembre los Cuarteles Generales de las unidades trabajaron intensamente y en el más estricto secreto para llevar a cabo las órdenes de las respectivas agrupaciones de combate, quedando éstas listas en su distribución al anochecer de ese día.

 

El trabajo continuó hasta después de medianoche en las unidades tácticas y de combate. Sin restar méritos al intenso esfuerzo que se desarrolló en las Planas Mayores, creo conveniente referirme en especial al Regimiento Blindado, en el cual, debido a la lamentable experiencia del mes de junio, ninguno de sus miembros quería revivir las desagradables horas vividas posteriores al "tanquetazo" (el sumario aún permanecía en desarrollo y su ex Comandante se encontraba detenido en la Escuela de Infantería de San Bernardo y otros oficiales en diferentes lugares).

 

Cuando el General Palacios ingresó a esa unidad e indicó los motivos de su presencia, se produjo un gran desconcierto entre los oficiales y la tropa. Pero esta incertidumbre yo la había previsto en mi oficina del Estado Mayor, cuando me desprendí de mi Ayudante y de Oficial de Ordenes, a quienes ahora los había enviado a ese Regimiento con una encubierta misión de dominar la situación que se iba a vivir. Y precisamente el día de la acción, fue la oportuna y decidida intervención de estos Capitanes ante los subordinados la que despejó las dudas, y la unidad se alistó integralmente.

 

A las 06.30 horas, las unidades estaban listas para actuar. La comunicación que preparé para enviar a todas las unidades de Chile ya se difundía en clave desde las 06.00 horas.

 

Antes de las 08.30 horas, el Cuartel General del Comandante en Jefe estaba instalado y funcionando. A esa hora se comenzaba a escuchar en todas las radios leales nuestra Canción Nacional y poco más tarde se leía la proclama en la cual se comunicaba al país que se ponía fin al régimen marxista que por tres años había tratado de destruir la República y sus instituciones con el fin de implantar el comunismo.

 

Desde antes de la hora prevista algunas acciones de combate se iniciaron en virtud de la aplicación de la Ley de Control de Armas, según estaba previsto en los Planes de Combate, desarrollándose diversas acciones tácticas que fueron creciendo en forma vertiginosa hacia el centro de la ciudad.

 

-¿Cuáles fueron las primeras reacciones que Uds. advirtieron de parte del Gobierno?

-Desde un principio, Allende trató de ganar tiempo, convencido de que sus grupos paramilitares lo apoyarían con todas sus fuerzas, pero ello era sólo una utopía, pues los líderes que habían soliviantado a los trabajadores en esos tres años fueron los primeros que se ocultaron, huyeron o se refugiaron en alguna Embajada. Además, la traición a Chile, que este ególatra había cometido mientras encabezó el gobierno, ya había sido captada por la ciudadanía, y ahora primaba más en ella el sentimiento de la Patria amenazada, que los engaños y alucinaciones inculcados desde Rusia o desde Cuba. Por tales motivos, Allende quedó absolutamente solo, con excepción de un pequeño grupo de fanáticos que aceptó ciegamente una lucha para ellos sin destino.

 

La Operación Silencio de la Radiotelefonía se había cumplido rápidamente, conforme a las modificaciones que fueron introducidas el 4 de septiembre de 1973 en el Plan Ejecutivo de Seguridad Interior "Hércules". Sólo nos quedaba la Radio Magallanes, que fue silenciada cerca de las 10.40 horas.

 

-Presidente, me gustaría conocer su relación de los momentos que entonces vivió Ud. en el Cuartel General del Comandante en Jefe del Ejército.

 

-Después de mantener un enlace radiofónico permanente entre el Puesto de Mando del Almirante Carvajal y el Puesto de Mando del Comandante en Jefe del Ejército sobre el desplazamiento y la acción de las tropas, llegó por citófono la información de que Allende se había suicidado. Era poco más de las 10.30 horas. Al preguntarle a Carvajal por esta noticia, me respondió:

 

"Augusto, lo del suicidio era falso, ahora acabo de hablar con el Edecán Naval, Comandante Grez, y me dice que él y los otros dos Edecanes se van a retirar de La Moneda y se vienen hacia el Ministerio de Defensa."

 

Le encargué al Almirante Carvajal buscar al Jefe de Carabineros, para decirle que retirara sus tropas de la Casa de Gobierno, porque La Moneda iba a ser bombardeada por la FACH. Me respondió que los Carabineros estaban retirándose de la Moneda en ese momento, y que el General Brady estaba informado para que no se les disparase cuando éstos evacuaran el Palacio.

 

De inmediato recibí un nuevo llamado de Carvajal para decirme que lo había llamado el Secretario de Marina, Domínguez, para retransmitir la solicitud de Allende de que fueran los tres Comandantes en Jefe a pedir la rendición ante el Presidente de la Moneda. Mi respuesta fue:"Tú sabes que este señor es chueco; en consecuencia, si él quiere rendirse, que venga al Ministerio de Defensa para entregarse a los tres Comandantes en Jefe". La respuesta de Carvajal fue ésta: "Hablé personalmente con él en nombre de los Comandantes en Jefe y contestó una serie de groserías". De inmediato ordené que se bombardeara la Moneda. Para ello era previo evacuarla; luego había que asaltarla, y así su ocupación resultaría más fácil y con menos derramamiento de sangre.

 

-¿Se consideró la situación del personal de Carabineros de guardia en La Moneda?

 

-Pronto fui informado de que el General de Carabineros César Mendoza ejercía el mando de su Institución y que el General Yovane mandaba los Carabineros que rodeaban La Moneda. Asimismo, que ya no había Carabineros ni personal del Ejército dentro de La Moneda, lo cual nos dejaba en libertad para iniciar el bombardeo si Allende y sus GAP no se rendían.

 

Repentinamente se me ocurrió que Allende podía haber huido en alguna tanqueta de Carabineros. Pregunté si ello habría sido posible, a lo que Carvajal me respondió que no, por cuanto las tanquetas se habían ido antes y posteriormente él había hablado por teléfono con Allende y más tarde había conversado con el Edecán Naval, quien le confirmó que Allende estaba en La Moneda.

 

Poco después el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea pedía allanar los estudios de Radio Magallanes, que continuaba transmitiendo. Luego se discutieron algunos puntos para la proclama de los Comandantes en Jefe y del General Director de Carabineros.

 

A las 10.50 horas, me llamó el General Leigh a mi puesto de mando, pero no fue posible hablar con él, por lo cual recuperé el contacto con el Almirante Carvajal, quien me informó que el General Mendoza estaba en comunicación con él y con el General Brady, y que la acción de la tropa estaba bien coordinada.

 

Con estos antecedentes le comunico al Almirante Carvajal que diez para las once daré la orden de bombardear La Moneda. En consecuencia, a esa hora, las tropas deben estar replegadas a dos cuadras de La Moneda. A las 11.00 en punto se iniciará el bombardeo, para lo cual las tropas se protegerán en los edificios con el fin de permitir la acción de la aviación sin riesgo de sufrir daños.

 

A tal objeto se le comunica al General Leigh que en ningún caso inicie el bombardeo sin conocer exactamente la situación terrestre. De todo esto se le informa al General Brady.

 

En esos momentos se nos comunica que las brigadas socialistas piensan atacar el Ministerio de Defensa. Además escucho disparos fuera del Puesto de Mando.

Antes de salir, doy la orden al Almirante Carvajal y al General Baeza que se dé el alerta a la gente del Ministerio, pues hay un Plan para esa eventualidad; todos con las armas automáticas en las ventanas y con tiradores escogidos deben batir a los francotiradores que disparen desde el edificio del frente, a lo cual se me responde que dicho plan ya está en ejecución.

 

Salgo de inmediato del Puesto de Mando y me encuentro con el Comandante de las Fuerzas Especiales de Paracaidistas, que me indica que al parecer un grupo de individuos ha pretendido atacar el lugar del Puesto de Mando. Ordeno un rastreo inmediato con dicha unidad, mediante un rodeo amplio para que nadie escape. Luego vuelvo a la radio, donde se me informa que La Moneda es atacada por los tanques y por la Escuela de Infantería, la Escuela de Suboficiales y la artillería del Regimiento Tacna. En esos instantes el ataque alcanza su mayor intensidad; el fuego de artillería hace grandes impactos en el viejo edificio.

 

Le indico al Almirante Carvajal que le ofrezca por última vez al señor Allende como plazo definitivo hasta las 10.30 horas, para que se rinda y entregue su renuncia; se le asegura su integridad física y que será expatriado. Recalco que es por última vez. Esperaremos hasta diez para las once para que entregue su renuncia. Si no lo hace, atacaremos, cualesquiera sean las consecuencias.

 

En ese instante me acuerdo del Sr.Altamirano, del Sr.Concha, del Sr.Enríquez y otros. Pregunto si se ha sabido de ellos, se me responde que no hay informaciones.

 

Le pido entonces a Carvajal que los Servicios de Inteligencia de las tres instituciones los ubiquen y los detengan, ya que estos señores son parte del grupo de responsables principales de la destrucción del país. Carvajal me llama para decirme que el Comandante Badiola está en contacto con La Moneda y que le ha informado que Allende tendría intenciones de parlamentar. Rechazo la idea, indignado: parlamentar es ceder. Le repito al Almirante:"La rendición es incondicional, nada de parlamentar. Rendición incondicional, y se le tomará detenido; sólo se le respetará la vida, su integridad física, y en seguida se va a otro país".

 

En el Cuartel General le dicto al Jefe de Operaciones lo siguiente: "A partir de este momento se decreta el Estado de Sitio con toque de queda; además se aplica la Ley Marcial a toda persona que se la sorprenda con armas o explosivos". Dicho mensaje se envía de inmediato al Almirante Carvajal para su ejecución.

 

El Almirante Carvajal me informa que viene en camino un parlamentario para que se le reciba, a lo cual contesto:"Este caballero está ganando tiempo. Estamos demostrando ingenuidad, no le aceptes ningún parlamento, el parlamento es diálogo y el diálogo es ganancia para él. No, mil veces no; debe ser rendición incondicional. Ten bien en claro lo que digo. Rendición incondicional. Si quiere, que venga él acompañado de Sepúlveda al Ministerio y se entrega junto con su renuncia. Si no, vamos a bombardear a las 11.00 horas".

 

Carvajal me responde que está conforme y que se darán diez minutos de tiempo para que salgan de La Moneda, y que pasados esos diez minutos se va a bombardear. Tiene que rendirse incondicionalmente y si no sufrir las consecuencias del bombardeo.

 

"Todo ese montón de señores que hay ahí, el señor Tohá, el otro señor Almeyda y todos esos marxistas que han destruido el país deben ser detenidos". Carvajal me señala: "José Tohá dice que esperen un momento para convencer al Presidente de su rendición". A esto le digo, tajante:"Negativo, señor Almirante, estamos luchando por los destinos de Chile. Si nosotros mostramos debilidad de carácter y entramos a dar plazos y aceptar parlamentos, sería lo más nefasto que podría ocurrir. Sólo lo que hemos ofrecido, el avión que está dispuesto y que se vaya a cualquier parte, menos Argentina".

 

Luego se ordena que un jeep del Ministerio de Defensa vaya a La Moneda a retirar a seis mujeres, lo cual detiene el ataque unos tres minutos.

 

A los pocos instantes se me informa que las mujeres han sido retiradas de La Moneda. En consecuencia se puede iniciar el ataque. Es necesario terminar con esa agonía, ya que no hay rendición de los ocupantes. Sin embargo, dadas las órdenes de parar el ataque en espera del bombardeo de la aviación, se me informa que el ataque aéreo tendrá otra leve demora de 15 minutos y será efectuado simultáneamente sobre La Moneda y Tomás Moro. Se me aclara que el retraso se debe a que los aviones vienen de Concepción y existe un problema con el carguío de combustible. Ante este nuevo retraso ordeno a las tropas: "Vamos a actuar con toda la artillería, con los sin retroceso, morteros, lanzacohetes y artillería de los tanques y ametralladoras punto 50".

 

Se inicia un violento fuego de artillería con piezas, con cañones sin retroceso y con la artillería de los tanques. Las primeras granadas hacen su efecto. La infantería se prepara para el asalto final.

 

Se recibe la información de la Fuerza Aérea de que en siete minutos más los Hawker Hunter estarían en la Moneda. Hay que parar el ataque. Hay fuego graneado desde el edificio de Obras Públicas y del Banco del Estado; es necesario despejarlos, y para ello mando un operativo de paracaidistas y de fuerzas especiales.

Nuevamente el Almirante me informa que se encuentran el Subsecretario Vergara y el Secretario Puccio, y que son portadores de una serie de condiciones de Allende. Pero son inaceptables. Los auditores y los asesores advierten que no sería conveniente darle la oportunidad de que salga del país, porque este hombre se va a pasear por todos los países del mundo, socialistas o no, desprestigiando al Gobierno. Se cree que lo más conveniente es dejarlo en Chile.

 

Les respondo que lo ofrecido debe cumplirse pese a todo.

 

Se me comunica que al puesto de mando el Almirante Carvajal han llegado numerosos funcionarios de la Unidad Popular. A medida que ingresan se les detiene. Así, Vergara, Flores y otros quedan en calidad de detenidos. Al Secretario Puccio se le autoriza salir del país en caso de que el Sr. Allende se vaya.

 

Con satisfacción escucho la noticia de que los helicópteros Puma, del Ejército, están abriendo fuego sobre los techos del Ministerio de Obras Públicas y del Banco del Estado. De inmediato los extremistas desaparecen. Ordeno que se difunda la advertencia de que cualquier tirador que se ubique en los techos de los edificios circundantes a La Moneda será atacado con fuego efectuado desde los helicópteros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PROVINCIA DE MAGALLANES EN ESTADO DE SITIO

 

Se decretaba Estado de Sitio, debiendo la población permanecer en sus casas.

 

La proclama constituyó un tremendo golpe para Allende. Este habló telefónicamente con el Almirante Carvajal, quien le dijo que tenía orden de la Junta de Comandantes en Jefe de comunicarle que debía entregar el poder sin condiciones, y que esperaba un avión FACH para llevarle a él y a su familia a cualquier país sudamericano al sur de Panamá. El resto de los ocupantes de La Moneda debía rendirse de inmediato. Se cortó la comunicación.

 

He preguntado al Edecán Militar qué sucedió en La Moneda ese día 11 de septiembre. Este me expuso en síntesis, en el relato que sigue, los acontecimientos que le tocó vivir.

 

"El día de los hechos correspondía presentarme en la residencia de Tomás Moro a las 08:30 horas, lugar donde tenía citado al conductor, cabo 1º Luis Quintanilla Márquez.

 

"A las 08:00 horas aproximadamente recibí un llamado telefónico del cabo Quintanilla en que se me comunicaba que estaba en La Moneda esperando movilización y me manifestó que el Presidente se encontraba en Palacio. Este hecho no se lo había comunicado al infrascrito la Guardia de Palacio ni nadie relacionado con el presidente; cosa anormal, pues siempre que tal cosa sucedía se comunicaba al edecán de servicio. Agregó el cabo Quintanilla que algo anormal sucedía, pues el Palacio de La Moneda se encontraba rodeado de tanquetas de carabineros y dentro había mucho movimiento”.

 

"Ante esta información resolví dirigirme de inmediato a La Moneda, donde llegué a la 08:30 horas de la mañana, notando gran congestión de tránsito e imponiéndome por la radio de una alocución del presidente en que se indicaba una situación anormal”.

 

"Al llegar a La Moneda asumí de inmediato mis funciones junto al personal de Servicio y comencé a inquirir detalles de lo que estaba sucediendo, ya que en el interior se veía gran nerviosismo entre funcionarios de gobierno, y el presidente se encontraba nuevamente hablando por una emisora que aún no había sido silenciada”.

 

"En este mismo lapso, se escuchó el Bando Nº1 de la Junta de CC.JJ. y Director General de Carabineros, y, verificada la autenticidad del comunicado, tuve completamente clara la situación. En ese momento eran aproximadamente las 09:15 horas de la mañana”.

 

"Tomé inmediato contacto con los Edecanes Aéreo y Naval, en forma telefónica en primera instancia (al primero lo llamé a Tomás Moro y al segundo a su departamento en Bulnes 120). Alrededor de las 09:30 horas llegaron ambos edecanes, a quienes les sugerí solicitar una entrevista con el presidente para plantearle la realidad de lo que estaba sucediendo y conocer cuál sería la actitud que adoptaría”.

 

"El presidente concedió de inmediato la audiencia, la que se efectuó en el Salón Privado del despacho, produciéndose un pequeño incidente entre el Jefe del Estado y su Guardia Personal, ya que estos últimos, indirectamente se mantenían vigilantes impidiendo la privacidad de la entrevista; el Presidente tuvo que intervenir violentamente en dos oportunidades, incluso debió cerrar la puerta para evitar la obligada vigilancia del personal del seguridad (GAP)”.

"Inició la conversación el Edecán Aéreo, quien le manifestó al Presidente la inutilidad de cualquier tipo de resistencia, manifestándole incluso que la FACH tenía dispuesto un avión para su salida del país, y él personalmente lo iría a dejar de acuerdo con las instrucciones del Sr. General Leigh. Posteriormente el infrascrito le manifestó la necesidad de evitar toda resistencia, ya que las tres FF.AA. y Carabineros actuarían coordinadamente si no deponía su actitud y todo sacrificio sería inútil, dada la gravísima situación que se vivía. Posteriormente el Edecán Naval le hizo ver la inutilidad de toda resistencia. Finalmente tomó la palabra el Presidente, quien manifestó que él no se entregaría por ningún motivo, pero que podría conversar con los Comandantes en Jefe si se establecían las condiciones propicias, mensaje que gustoso confiaba a sus Edecanes, pero que él ya había tomado una determinación y ella era que no se entregaría y, mostrando una metralleta de un modelo especial que tenía en su mano, dijo más o menos lo siguiente: "Con esta metralleta me defenderé hasta el final, reservando el último tiro para mí y me lo pegaré aquí", y simultáneamente mostraba su paladar”.

 

"Luego dio una orden terminante a sus tres Edecanes, en el sentido de que regresaran en forma inmediata a sus Instituciones, cosa que ratificó minutos después, al salir del privado, comunicándolo en voz alta a funcionarios de gobierno que se encontraban en la Sala del Edecán de Servicio, manifestando más o menos lo siguiente: "He ordenado en forma terminante a mis tres Edecanes que regresen a sus Instituciones, cosa que harán de inmediato cumpliendo mi resolución".

 

"Me dirigí a mi escritorio, atendí un llamado telefónico desde mi casa, en que se ratificó que la acción terrestre venía de inmediato, y el bombardeo aéreo comenzaba a las 11:00 horas. En ese momento eran aproximadamente las 10:00 horas de la mañana. Esta información me la proporcionó mi esposa y lógicamente a ella y la familia les había causado profunda impresión”.

 

"A partir de ese momento, y conforme a las instrucciones del Presidente, se levantó el servicio y el infrascrito se dirigió a la Casa Militar, donde se reunió con todo el personal, menos aquellos que estaban fuera de servicio (enfermos o libres). Les hizo ver la situación y les comunicó su resolución, incluso escuchó las dudas que tuvieran. Todos le manifestaron que lo seguirían donde les ordenare. En ese momento eran las 10:15 horas.

 

Se dirigió a continuación al Comando en Jefe del Ejército, tomando contacto inmediato con el Delegado del Comandante en Jefe General de ese lugar, General don Ernesto Baeza M., a quien orientó de la situación que se vivía en La Moneda y de lo obrado. Simultáneamente dirigió desde el Comando en Jefe la evacuación de su personal, el que llegó sin novedad a esa Repartición aproximadamente a las 10:45 horas, procediendo a presentarlos a las autoridades de esa Alta Repartición. Luego los instaló en el Ministerio de Defensa, conforme se le indicara. Las novedades que tenía del personal por su ausencia fueron solucionadas, por cuanto los que faltaban se presentaron en su totalidad y también los que por motivos del servicio no concurrieron a la reunión que cité en esa oportunidad, ya que erróneamente se habían dirigido a su domicilio".

 

Estos fueron los sucesos que presenció el Edecán Militar. Mientras tanto el combate aumentaba en las calles de Santiago y el ruido de las armas livianas se incrementaba en el centro. Pronto llegó la información de que las unidades acantonadas en el área externa de la ciudad avanzaban hacia el centro; pero los cordones industriales con que tanto se nos había amenazado no reaccionaron, y en aquellos lugares ubicados como bases de operación no se encontraba a nadie. Los héroes de la guerrilla habían huido o se habían refugiado en sus casas o habían ingresado a algunas Embajadas. Los que durante tres años sembraron y abonaron el odio empujando el país al enfrentamiento, cuando éste se produjo, huyeron como ratas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REPRESIÓN E ISLA DAWSON

 

LA REPRESIÓN POLÍTICA

 

Los especialistas coinciden en que es poca la información existente sobre represión política, la violencia estatal, o como la conocemos hoy, violación de los derechos humanos, a lo largo de la historia de Chile. Por ello al efectuar el recuento histórico en torno a estas situaciones, habría que circunscribirse a la época antes que el periodo republicano, el que se inicia con la independencia de 1810.

 

Aquí se hace necesario apuntar que antes de la llegada de los españoles a principios del siglo XVI, esto es 1541, hasta épocas recientes, se han sucedido graves situaciones de agresión a los pueblos originarios, como los mapuches, aymaras, rapa nui y los pueblos situados en Tierra del Fuego, quienes han sufrido graves violaciones a los derechos humanos, lo que por cierto en algunos casos ha significado el exterminio total de una raza.

 

A modo de  ejemplo se puede citar lo ocurrido con los pueblos del extremo sur, que al igual que los aymaras, mapuches y rapa Nui sufrieron violaciones de sus derechos fundamentales, lo que condiciono por cierto sus existencia futura en el territorio nacional.

 

Investigar los hechos acontecidos en esas épocas, seguramente es digno de análisis para otra investigación, lo que queda de manifiesto que no se trata de un tema nuevo, y es aquí donde se hace el paralelo con lo acontecido en época reciente. Ello en consideración que las peores situaciones de aplastamiento y vulneración de los derechos humanos, se produjeron una vez ocurrido el Golpe de Estado, encabezado por el general Augusto Pinochet. De esta manera en la historia nacional no hay otro periodo tan largo y en el que se muestre tal grado de prescindencia  de la vida humana,  las garantías individuales, el acceso a la información, la libertad de opinión, el derecho a permanecer en la patria, el derecho a petición  y de asociación, y la protección de los tribunales de justicia.

Es en este escenario macro en el que se escribe esta historia de un detenido desaparecido, en medio de una dictadura militar, donde al mirar los acontecimientos desde lo general a lo particular, vemos como en un momento dado Chile no solo es un país administrativo, cuyo gobierno atiende esta situación, sino también pasa a ser un enorme sistema controlado absolutamente, para lo cual se establecen  normas estrictas de convivencia, donde son mas las prohibiciones que las garantías de las que puedan gozar sus ciudadanos.

 

El 11 de septiembre de 1973, el gobierno constitucional del Presidente Salvador Allende es derrocado por un golpe de Estado, dirigido por una Junta Militar del Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea y los Carabineros de Chile.

 

El general del Ejército Augusto Pinochet asume el poder. La represión y la persecución militar contra los partidarios del régimen anterior, de los partidos de la izquierda y el movimiento popular comienzan de inmediato.

 

Los primeros enfrentamientos armados entre Fuerzas Armadas y partidarios del gobierno de la Unidad Popular se producen en diversos puntos del país, en especial en los grandes centros urbanos.

 

En Santiago, el Palacio Presidencial, en el cual se encuentran en ese momento el Presidente, Ministros y colaboradores fue rodeado y atacado por tropas del Ejército y unidades de tanques. Las Fuerzas Armadas exigen la rendición incondicional del gobierno del Presidente Allende y al no conseguir dichos objetivos La Moneda es bombardeada por aviones de la Fuerza Aérea (FACH). Después del bombardeo y de la muerte del Presidente son detenidos los sobrevivientes. Algunos serán ejecutados ahí mismos, otros pasarán a engrosar las listas de "detenidos no reconocidos" los que, con el correr del tiempo, serán conocidos como los "detenidos-desaparecidos".

 

Pasados algunos días, con el control político y militar absoluto de la situación, sin resistencia masiva u organizada se desencadenará una represión y persecución en contra del movimiento popular sin parangón en la historia de Chile. De inmediato, las nuevas autoridades toman medidas represivas para consolidar el golpe de Estado y legitimarse en el poder. Entre las más importantes, se pueden indicar las siguientes:

 

Represivas

 

Aniquilamiento de focos de resistencia popular armada en cordones industriales, poblaciones, campamentos, universidades, sectores rurales.

Represión en el interior de las Fuerzas Armadas y Carabineros, en contra de tropas y oficiales que se negaron a obedecer a los mandos golpistas.

Búsqueda, detención y/o muerte de funcionarios del gobierno de la Unidad Popular, de las direcciones políticas y militantes de los partidos de izquierda, de representantes de la Central Única de Trabajadores (CUT), de responsables de medios de comunicación progresistas, de exiliados políticos latinoamericanos residentes, de extranjeros supuestamente sospechosos.

Negación de salvoconductos para salir del país.

Clausura de medios de comunicación no afines.

Control militar sobre universidades y otros centros de enseñanza.

Estado de Sitio y toque de queda nocturno permanente.

Campos de concentración de detenidos políticos en diversos puntos del país, el Estadio Nacional de Santiago, entre ellos.

Coordinación de los servicios de inteligencia de las FF.AA. y las policías. (16)

 

Políticas

 

Disolución del Parlamento.

Disolución de los partidos políticos de izquierda y receso de todos los demás.

Promulgación de Decretos-Ley contra el sistema legal y constitucional vigente, con la complicidad de la Corte Suprema de Justicia y la Contraloría de la República.

Disolución de todas las organizaciones populares a nivel municipal, provincial y nacional.

Control de toda actividad nacional en los niveles administrativo, educacional, poblacional. (17)

 

Económicas

 

Anulación del derecho de huelga.

Realización de despidos colectivos.

Congelación y disminución real de sueldos y remuneraciones, en el marco de una inflación galopante.

Reconsideración de la propiedad jurídica de las empresas del área social, devolución a antiguos propietarios.

Imposición de disciplina militar en el trabajo.

Liberación de precios de todos los productos de consumo de acuerdo con la economía de libre mercado.

Acuerdo con los Estados Unidos para el financiamiento de la deuda externa.

Indemnización de las empresas extranjeras afectadas por las nacionalizaciones del gobierno de Unidad Popular. (18)

El mismo día de la instauración del régimen militar se estableció un fuerte dispositivo represivo que significó la negación de los derechos civiles y políticos. Después de la clausura del Congreso Nacional, se decretó el Estado de Sitio, Estado de guerra interno, prohibición del derecho de reunión y organización. Las nuevas autoridades desconocieron la legitimidad de las instituciones democráticas y la sociedad fue conducida con lógica militar. Con la justificación del "enemigo interno" se cometen actos propios de las experiencias fascistas europeas: campos de detenidos, muertes, ley de fuga, torturas, allanamientos a domicilios y poblaciones, ejecuciones extrajudiciales, desaparecidos. (19)

 

Se aplica y profundiza la persecución con el pretexto de un supuesto plan de la izquierda para tomar el poder total. En efecto, para justificar su acción represiva, la Junta Militar, apelará a un supuesto "Plan Zeta", "un autogolpe marxista" que tenía por objetivo asesinar a militares chilenos. Al respecto, Orlando Letelier, ex-Ministro de Relaciones Exteriores, Ministro de Defensa Nacional al momento del golpe militar, asesinado posteriormente en un atentado terrorista en Washington por la DINA, en 1976, expresaba lo siguiente:

"Para justificar o intentar legitimar la masacre y la traición, se inventó primero el plan zeta. Según declaraciones oficiales de la Junta, consistía en el asesinato masivo de oficiales de las Fuerzas Armadas el día que en Santiago se esperaba llevar a cabo la Revista Militar preparatoria de 1973, que antecede a la llamada Parada Militar, que se efectúa en Chile el 19 de septiembre. [...] Nunca, no obstante, las campañas publicitarias que la Junta hacía a través de todos los medios de información que controla, y a pesar de los numerosos interrogatorios a que fui sometido, nunca se atrevieron a preguntarme si yo sabía algo siquiera del plan zeta. [...] Sin embargo, con el argumento del plan zeta y de la propaganda desplegada contra la opinión pública se pretendió, en los primeros meses siguientes al golpe, legitimar y justificar el asalto al poder y la muerte de miles de chilenos.

El once en Magallanes…:

 

A diferencia de los sucesos acontecidos en el centro del país, donde estuvo toda la vorágine de un cambio violento de la historia, a partir de un Golpe de Estado, aquí en aquel entonces, Provincia de Magallanes, debido a la división geográfica y administrativa de Chile, la situación fue de tranquilidad, debido a que no se registraron enfrentamientos, de la magnitud registrada en lo que el general Pinochet, de fine como la “batalla de Santiago”. Por el contrario según testimonio de uno de los cronistas de la época, el periodista José Calisto Gómez, el día se presenta con la cotidianeidad de un día laboral y de actividad normal en los colegios de la zona.

 

“El día comenzó para los magallánicos como una jornada normal, al parecer pocos estaban al tanto de la decisión de las Fuerzas Armadas de derrocar el gobierno de la Unidad Popular, aunque hoy muchos aseguran que algo ya se presentía, y otros mas osados, enfatizan que estaban en antecedentes del golpe, pero no tenían confirmación del día y la hora” escribe el periodista, al conmemorarse treinta años del 11 de Septiembre de 1973.

 

De esta manera se enfatiza que con este panorama, los estudiantes iniciaron su camino a las escuelas y liceos, a la Universidad Técnica del Estado, a pie o en micros, que en ese momento era el medio de movilización masiva que existía como transporte publico en Punta Arenas, ya que solo años después aparecería el medio que hoy impera en nuestras calles, como lo es el taxi colectivo.

 

También se consigna en esa fecha, 11 de septiembre, que en muchos establecimientos educacionales se habían preparado festejos con motivo de la celebración del Día del Profesor, que correspondía a esa fecha, recordando la figura del gran Educador Domingo Faustino Sarmiento.

La ciudad se veía triste…

 

Esta frase pronunciada por el alcalde de la época, José Evalterio Agüero, “la ciudad se veía triste, con sus calles silenciosas y vacías” dichas a un diario, refleja la magnitud de los acontecimientos acaecidos aquel 11 de septiembre de 1973, en Punta Arenas, entonces capital de la provincia de Magallanes. A su vez, una imagen publicada en la prensa regional, a cuyo pie se lee: “un tanque M-41 apunta al edificio de la Intendencia. Algunos transeúntes caminan despreocupadamente, momentos antes que se iniciara el operativo militar para despejar las calles, iniciar la detención de personas y poner en vigencia el toque de queda”, deja en claro como se vivió este día en que un nuevo periodo comenzaba en la historia de Chile y  la región.

 

En las primeras horas del martes 11 de septiembre de 1973, luego que la Junta Militar de Santiago emite un decreto, se dispone que el general de Ejército, Manuel Torres de la Cruz, sea nombrado Intendente de la Provincia de Magallanes, división administrativa que entonces tenía el país. Al ser comunicada esta decisión, al interesado, este informa que en Magallanes se constituye una Junta Militar de Gobierno Provincial, por lo que la conducción administrativa provincial seria compartida por los tres Comandantes en Jefe de la V División de Ejercito, la III Zona Naval y la IV Brigada Área. Luego de esta comunicación, el general Torres conversa telefónicamente con Octavio Castro, quien se encontraba en la oficina de la Intendencia, a quien le manifiesta que en atención a los acontecimientos, debía dejar su cargo, a lo que le personero de gobierno responde que permanecerá en la intendencia en espera de instrucciones del Jefe de Estado.

 

En la tarde, nuevamente el general Torres por teléfono con Castro, esta vez accede a dejar su cargo

El miedo, como aliciente para el poder…

 

Un lugar especial en esta reflexión ocupa el miedo.   El miedo como un desafío; un estímulo a disolver la cortina de humo que el mismo constituye. ¿De qué tener miedo, porqué, para qué? “el terror como lugar común: la tradición de los oprimidos nos enseña que el estado de emergencia en el que vivimos no es la excepción sino la regla” “¿qué es lo que se necesita para entender nuestra realidad como un estado de emergencia crónico, como un sistema nervioso? ...Esto no es una súbita aplicación de un antitotalitarismo posmoderno decidido a subvertir una complicidad asumida entre el terror y el orden narrativo, sino una posición oportunista sin toma de posición que reconoce que el terror de esa subversión no es menor que el del orden que se ha propuesto eliminar.

El terror es lo que mantiene a estos extremos en oposición, del mismo modo que esa oposición mantiene el ritmo irregular de apatía y choque que constituye la aparente normalidad de lo anormal creada por el estado de emergencia. Entre el orden de ese estado y lo arbitrario de su emergencia ¿qué sucede con el centro, y qué con su lenguaje?” 5

5 Taussig Michael, Un gigante en convulsiones, Ed Gedisa 1995 pp 27 12          

 

Centros de tortura y represión…                                      

 

A lo largo de la innoble historia de la dictadura militar chilena, los centros de detención jugarían un rol vital en su política de represión. Estos lugares serían establecidos con el solo propósito de llevar acabo, en forma sistematizada y en total impunidad, los delitos de terrorismo de Estado, persecución política y religiosa, tortura, secuestro calificado, homicidio, desaparición forzada e inhumación ilegal, entre otros crímenes. De regimientos a comisarías, de bases aéreas a casas de fundo, de retenes a escuelas y edificios públicos, de buques a casa particulares, cada uno de estos lugares sería utilizado por los servicios de seguridad para el uso sistemático de maltrato, violación, tortura y asesinato. A lo largo del país se establecerían mas de 1168 lugares “públicos”  (Estadio Nacional, Isla Dawson, Pisagua, Chacabuco, Isla Quiriquina, Cuatro Alamos etc..) y “secretos” (Villa Grimaldi, AGA, La Firma, Colonia Dignidad, Venda Sexy, Londres 38, José Domingo Cañas, etc...), dedicados a la detención, procesamientos, tortura y aniquilamiento de los opositores de la dictadura militar. La represión fue a tal escala, que a lo largo de su terrible historia contó con la participación de miles y miles de miembros de las fuerzas armadas, policías y civiles (torturadores, médicos, enfermeras, secretarias, chóferes, pilotos, mecánicos, informantes y delatores), convirtiéndose en una verdadera "industria de la tortura y la desaparición forzada". Se calcula que solo en los primeros meses después del golpe militar casi 45,000 mil personas fueron detenidas por los servicios de seguridad de la dictadura. En estas paginas trataremos de recopilar, de diferentes fuentes (testimonios personales, libros, periódicos, documentales, documentos gubernamentales, casos jurídicos y “confesiones de agentes”), la lista de los centros de detención que existieron durante los 17 años de dictadura militar y donde centenares de miles de individuos fueron torturados, mas de 2000 fueron asesinados y 1197 fueron hechos desaparecer.

 

En la Zona de Magallanes se utilizó Regimientos, Recinto Navales, Aéreos y Policiales como centros de detención y tortura para los prisioneros políticos de la región.  Era entonces jefe provincial de Punta Arenas el general ®-Manuel Torres de la Cruz. En febrero de 1974 la comandancia de esta zona pasó a manos del General Augusto Lutz. Uno de los centros de detención y tortura usados en esa época fue el Antiguo Hospital Naval, ubicado en pleno centro de la ciudad de Punta Arenas, en Avenida Colón, contiguo a la Compañía de Teléfonos. Conocido como el "Palacio de las Sonrisas”, este centro de tortura comenzó a funcionar desde el mismo día 11 de septiembre de 1973, interrogando a detenidos transferidos desde otros centros. El Palacio de las Sonrisas  era el principal centro de torturas e interrogaciones de Punta Arenas  y Magallanes. Esta era  también la sede central de operaciones  del  Servicio de Inteligencia Militar (SIM) en la región.

 

El edificio donde  funcionaba el Palacio de las Sonrisas  tiene tres pisos con varias salas y cuartos.  Este centro tenia la peculiaridad de tener en el mismo lugar dependencias de torturas y administrativas,  conjuntamente con los archivos y fichas de los detenidos. Por un lado tenían  equipos de oficina. Habían  maquinas de escribir, gabinetes de archivo, mesas, estantes y escritorios, como también fotocopiadoras, bastantes teléfonos y radios de comunicación. Por otro lado estaba habilitado con equipos especiales de torturas, tales como  camillas de metales, equipos eléctricos de tortura, y pequeños espacios que se utilizaban como celdas provisorias.

 

El espacio de torturas estaba dividido por separadores de ambiente de oficinas. En las salas grandes funcionaban varias camillas de torturas También había una sala de primeros auxilios.

 

Este centro se  caracterizaba, además de ser tenebroso, por ser álgido y bullicioso. Se empleaba varias decenas  de personas en su funcionamiento – agentes  torturadores e interrogadores, personal  administrativo, personal militar de guardia, y los militares que se encargaban del transporte de los detenidos (principalmente del Regimiento de Telecomunicaciones). Generalmente se escuchaba, además de los gritos de los torturados,  ruidos de maquinas de escribir, teléfonos, radios de comunicación, copiadoras, comandos y  ordenes militares como también conversación y música...

 

En este centro de detención se torturaban simultáneamente a decenas de detenidos  por diferentes grupos de interrogadores. La sala de primeros auxilios veía a los torturados en más mal estado – asegurándose de que sobrevivieran las torturas.  Esta sala atendida principalmente por enfermeros – y uno o dos doctores que pasaban periódicamente. En este  mismo recinto se escribían  las declaraciones  que hacían firmar  a los detenidos  vendados y bajo torturas. En el Palacio de las Sonrisas se interrogaron y torturaron a la mayoría de los presos políticos de Magallanes. Se estima que entre 1200 a 1500 personas fueron victimas de  torturas en este centro. Las declaraciones de uno de los sobrevivientes de este centro de tortura señalan:

 

             “..a mí me arrestaron el día 5 de octubre de 1973 y la tortura comenzó en el instante mismo del arresto. Allí mismo, frente a la modesta casa que arrendamos en el Barrio Sur me vendaron y amarraron para golpearme y amenazarme en frente a los gemidos de terror de mi madre de fusilarme en el acto. El simulacro de fusilamiento terminó en las risotadas de burla de los fusileros. Me llevaron entonces a un local habilitado para torturar en la Avenida Colón, un hospital abandonado, donde como era tratamiento habitual para todos los prisioneros fui despojado de mis ropas y sometido a golpizas con patadas, palos, puños y culatazos, mientras permanecía amarrado y con los ojos vendados. Los gritos de terror de hombres y mujeres se escuchaban por todos lados, mientras los valientes soldados de la patria se ensañaban contra un enemigo desarmado.

 

Luego de varias horas de golpiza, fui sumergido en un pozo de excrementos humanos, donde la fetidez y los líquidos nauseabundos me asfixiaban. Luego, fui sacado de allí para ser metido en un baño donde me manguerearon con agua fría para limpiarme un poco de los excrementos y continuar torturándome.

 

Bajo el agua fría me siguieron golpeando con palos, para eventualmente sacarme de allí y meterme a la “parrilla”. La “parrilla” era un catre de metal donde fui tendido y amarrado. Luego hicieron un circuito con cables que partían desde los dedos de los pies, las rodillas, el esfínter, los testículos, el pene, el estómago, las tetillas, los dedos de las manos, el cuello, los labios, la nariz, los ojos, para terminar en las sienes. Luego, el torturador al mando ordenaba las descargas eléctricas que provenían de un dínamo manual. Todo mi cuerpo se convulsionaba de dolor y emitía alaridos desgarradores, a los cuales los torturadores contestaban con gritos, insultos y risotadas.

 

Cuando ya los torturadores pensaban que habían culminado el “tratamiento” fui vestido, tirado siempre amarrado y vendado en un camión del Ejército y transportado al centro de detención, el Regimiento Pudeto. Al llegar allí me encontré con que ya habían cientos de presos, muchos compañeros a los que reconocí, que ya habían pasado por similar tratamiento. Debo decir que tal vez debo dar gracias que a mí solamente me dieron un tratamiento de tortura “suave”, porque con otros compañeros practicaron aun torturas más horripilantes. También hay que decir que parte del tratamiento general de las compañeras estaba la violación, vejación y abuso sexual.

 

Estas sesiones de tortura se repitieron hasta que se estableció una causa de acusación en Enero de 1974. El fiscal a cargo de mi caso era un oficial de la Marina, Walter Radic. Al final fui condenado a 5 años y un día y en Febrero de 1974 nos mandaron a los primeros “rematados” de Magallanes a la Isla Dawson. Mi número era “remo 14”.

 

Fuentes de Información: La Prensa Austral; “La represión política en Chile: los hechos”; www.dawson2000.com; Archivo Memoriaviva

 

El fundo “Los Robles” fue utilizado como centro de detención y tortura por el Ejército en los meses posteriores al golpe militar. Los principales centros de tortura en Magallanes fueron el Antiguo Hospital Naval o Palacio de la Sonrisa (Ejercito), la Casa del Deportista (Ejercito y aviación), el Destacamento Cochrane (Infantería de Marina), Bahía Catalina (Aviación), el Estadio Fiscal (Aviación) y el fundo Los Robles (Ejercito). En los campos de concentración y centros de detención de Magallanes, la tortura fue el eje central de represión.  El informe Rettig, refiriéndose solo a los cuatro meses de 1973, indica que en: “...la región de Magallanes se aplicó la tortura de modo habitual y se estima que alrededor de 1.000 personas estuvieron privadas de libertad y sometida a ese tratamiento....”. La tortura fue utilizada sistemáticamente contra alrededor de 2.000 personas que fueron arrestadas durante la dictadura militar en Magallanes, particularmente en el periodo 1973-1976.

 

El fundo “Los Robles” (“El Roblecito”), centro de tortura e interrogaciones, esta ubicado en el área de Rió Seco. Esta frente al estrecho de Magallanes a unos cuatro kilómetros hacia el norte de Punta Arenas. Esta casa había sido propiedad de la familia Menéndez. El camino de entrada al lugar es ripio y con varias vueltas. Al frente de la casa hay una explanada. Afuera de la casa existe una cochera. Hay un sendero angosto que llega desde la explanada hasta la playa.

 

La casa es grande y de construcción de madera. Tiene  un estilo de cabaña  rustica dado por los troncos de madera  que cubren la casa en todo su alrededor. Es de dos pisos y tiene ventanales grandes en el frente que dan al estrecho. Si se mira desde esa ventana hacia el estrecho, se ve una casa o rancho entre los árboles, y un horno – parrilla.

 

Las torturas las llevaban a cabo principalmente en la explanada del frente de la casa, y en la playa donde tiraban a los torturados vendados a las heladas aguas de estrecho. El Roblecito comenzó a funcionar como centros de torturas en Octubre de 1973. Entre otros, aquí fueron torturados cruelmente (Noviembre  1973)  presos políticos que trabajaban en el Hospital Regional, en su gran mayoría socialistas, y jóvenes mujeres de la Juventud Socialista. El numero de personas que fueron torturadas en este lugar esta por esclarecerse, pero se estima que fueron alrededor de  doscientas personas. Este centro era operado por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM).

 

El Estadio Fiscal de Punta Arenas, ubicado en Av. Manuel Bulnes S/N esquina Enrique Abello hijuela 29 lote 2, comuna de Punta Arenas, estaba a cargo de la Fuerza Aérea (FACH) y fue utilizado como centro de detención y tortura de prisioneros, hombres y mujeres, provenientes desde regimientos, centros de torturas y la Isla Dawson, desde septiembre del año 1973 hasta el año 1974. Al 13 de Diciembre había 38 presos políticos alojados en un pabellón ubicado cerca de la puerta trasera del recinto, donde había 4 salas de 4,5 x 5 mts. Durante el día debían trabajar en obras de término del estadio, aunque gran parte del tiempo permanecían encerrados. Los presos políticos sufrieron golpizas, trabajos forzados, simulacros de fusilamiento, fueron obligados a escuchar y presenciar las torturas a otros prisioneros, a ejecutar ejercicios forzados y a golpear a sus compañeros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Criminales Y Cómplices:

 

Cabo Pedro Ugarte (FACH); Sub Oficial Sergio Sotomayor (FACH); Sargento Carlos Cárdenas Hernández (FACH); Cabo Luis Ortega (FACH); Sargento Guiñé (FACH);

 

Fuentes de Información: Informe Rettig; CODEPU; Informe Valech’; Archivo Memoriaviva

 

Testimonio de Luis Vega, sobreviviente de Isla Dawson: (MIS PRISIONES: Experiencia personal en La Esmeralda, Isla Dawson, Melinka, Ritoque, Tres Álamos y Policía Internacional, y otros "espantos" del libro

Última actualización el Lunes, 06 de Diciembre de 2010 15:14
 
SILVIO FRANCISCO BETTANCOURT BAHAMONDE PDF Imprimir E-mail
Escrito por Jenny   
Ingeniero de ENAP, 23 años, detenido desaparecido el 13 de septiembre de 1973 en Punta Arenas.
 
Silvio Bettancourt Bahamonde, dirigente del Movimiento de Acción Popular Unitario (MAPU), era buscado por las autoridades militares de la zona. Desapareció el día que decidió partir desde Punta Arenas para dirigirse a Río Gallegos, Argentina.
 
De acuerdo con declaraciones de testigos, Silvio Bettancourt se desempeñaba en Posesión, una localidad en Tierra del Fuego, como ingeniero en la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP). En el primer Bando emitido por la jefatura de la Zona de Estado de Emergencia fue conminado a presentarse ante la autoridad militar. Había viajado a Punta Arenas y tras reunirse con unos amigos, tomó la decisión de abandonar el país, vía Río Gallegos, Argentina, trayecto que haría a pie. Sin que lograra cumplir su objetivo, desapareció sin dejar rastros.
 
Testigos declararon en la investigación judicial que, en los días y semanas posteriores al 11 de septiembre de 1973, varios de sus amigos fueron detenidos e interrogados sobre sus vinculaciones políticas con él. Uno de los testigos declaró ante el Tribunal que, en el transcurso de los interrogatorios, sus captores expresamente aludieron no estar interesados en Silvio Francisco Bettancourt, por cuanto éste ya estaba muerto.
 
Un ex agente de seguridad que pidió reserva de su declaración aseguró haber visto en un recinto militar a Silvio Bettancourt mientras era interrogado y torturado.
 
Considerando los antecedentes recibidos y la investigación realizada por esta Corporación, el Consejo Superior llegó a la convicción de que Silvio Francisco Bettancourt Bahamonde fue detenido por agentes del Estado y desapareció mientras se le mantenía en esa calidad. Por tal razón, lo declaró víctima de violación de derechos humanos.
Leer más...
 
Ultimas noticias PDF Imprimir E-mail
Escrito por Jenny   
Viernes, 27 de Marzo de 2009 20:00

 


             UNIVERSIDAD  DE  ARTE  Y

             CIENCIAS SOCIALES, ARCIS

                ESCUELA DE PERIODISMO

 

 

TITULO

                            

 

 

Tesis para optar al Título Profesional de Periodista

 

Mención: Licenciado en Comunicación Social

 

MARIO EDISON VIVAR VERA

 

 

Profesor Guía: Andrés Juffe Louis

Periodista

 

 

 

 

Punta Arenas, Chile

2010


 

 

DERECHOS DE AUTOR

 

© 2010,  MARIO EDISON VIVAR VERA

 

Ninguna parte de esta tesis puede reproducirse o transmitirse bajo ninguna forma o por ningún medio o procedimiento, sin permiso escrito del autor.

 

 

 DEDICATORIA

 

 

La presente investigación esta dedicada a mi familia, quienes creyeron en este desafío, en particular mis padres, hermanos, mi  esposa y mis hijas, que me apoyaron en esta empresa de hacer realidad un sueño, a los que dieron vida al proyecto Arcis, permitiendo que muchos tengamos la oportunidad de soñar y volar mas alto. Y por supuesto a quienes están involucrados en esta historia sin resolver, a todos ellos… ¡para que nunca más!!!

 

AGRADECIMIENTOS

 

 

 

A Dios, cuya mano la he sentido en cada paso, a mi familia, mis profesores, compañeros de ruta, profesionales y amigos que me facilitaron la labor investigativa. Los medios de comunicación, donde se forjo mi labor profesional, y a todos aquellos que no solo creyeron en este sueño, sino que ayudaron a hacerlo realidad, ¡gracias, totales!!

 

 RESUMEN

 

 

Se aborda el concepto de Periodismo de Investigación, sus antecedentes  y  evolución, adoptando una actitud crítica frente a la noción más extendida que asigna al Periodismo de Investigación, tres características fundamentales.

 

Partiendo de ello, el autor asume  sin embargo que lo esencial del Periodismo de Investigación está en los métodos y técnicas que emplea para la indagación y recogida de datos, con lo cual se aparta sin duda de aquellos que hacen el énfasis principal en la actitud de la fuente y el impacto potencial del tema y su publicación.

 

Estos criterios se concretan en una propuesta de seis principios o criterios a tener en cuenta:

 

1.  Selección y enfoque del tema, 2. Intencionalidad del impacto final en la opinión pública, 3  Objetividad en la búsqueda consecuente de la verdad,   4.  Enfoque  integral y estratégico del trabajo con las fuentes de información, empleando diversidad de métodos y técnicas de investigación,  5.  Normas y principios éticos,   6.  Enfoque integral y sistémico de la estrategia comunicativa.

 

Tomando como base estos criterios,   propone los principales pasos a dar para llevar a la práctica el periodismo investigativo.

Concluye precisando finalmente que no se trata de un nuevo género, sino de una actitud y métodos periodísticos puestos en práctica ante determinados temas que así lo exigen por su importancia y complejidad.

 

 INTRODUCCIÓN

 

La presente investigación nace respecto de la motivación por dar cuenta de un hecho que hasta el día de hoy no ha podido ser aclarado, considerando que se trata de una persona desaparecida en el contexto de una dictadura militar. Ello considerando que mas adelante en la historia que se escribió a partir de un golpe de estado que termina con un régimen democrático, queda demostrado que hubo personas detenidas, torturadas, muertas y desaparecidas. A su vez llama la atención, que una persona desaparece sin dejar rastro y hasta el día de hoy no existe antecedente alguno que permita dar con su paradero, y mucho menos con los posibles restos de este ciudadano. El fin no es otro que provocar una reflexión respecto de este hecho, sustentado en el dolor de la familia y sus más cercanos, quienes viven en la incertidumbre de no ver aclarado el caso, toda vez que una comisión de gobierno lo define como una situación de detenido desaparecido.

 

De esta forma la presente investigación tiene también por objeto provocar un acercamiento al periodismo de investigación, que tan a mal traer vemos en nuestros días, considerando que también desde esta área de la comunicación, no existen trabajos similares que hayan abordado este caso para aportar en su esclarecimiento, a diferencias de otros en que si se han obtenido resultados.

 

Al respecto se podrían citar los trabajos realizados por Mónica González, Patricia Verdugo y Ascanio Caballo, (Los zarpazos del puma, La historia oculta del régimen militar, entre otros)

 

 DEFINICION DEL OBJETO DE ESTUDIO Y SUS SOPORTES COMUNICACIONALES

 

La presente investigación pretende ser un instrumento mediante el cual, se logre un acercamiento a un hecho que al día de hoy no ha tenido una resolución, aun cuando han transcurrido mas de treinta años de esta desaparición, y hoy se cuenta con la tecnología necesaria para poder dar con el paradero de una persona desaparecida. A su vez se busca poner en discusión y reflexión, que situaciones como estas no deben pasar al olvido, mucho menos cuando hoy están los esfuerzos no solo de una familia que busca una respuesta, sino también de amigos, y no solo ellos, también quienes por el peso del arrepentimiento, han aportado para que este hecho se aclare. Ello en el entendido que esta ha sido una de las trabas que ha tenido la investigación, que puede decirse tiene dos momentos: primero en el contexto de una dictadura militar, donde efectivamente y como es comprobado mas tarde, una vez terminado el régimen, hubo ocultamiento de información, manejo de la misma, o simplemente un silencio cómplice, de organismos y personas, que temiendo por su integridad ocultaron información.

 

Para realizar la presente investigación, se elige un espacio de tiempo acotado, (fragtime) que comprende los últimos cinco años, considerando que es en el ultimo tiempo y luego del avenimiento de la democracia, se produce una apertura del acceso a la información, y la factibilidad de recopilarla y trabajarla con libertad, a diferencia del periodo pasado. De esta manera la poca información procesada esta a la mano, al igual que los testimonios que también han logrado ser publicados en algunos medios de comunicación, escritos, audiovisuales, y de Internet, que  a la vez son el soporte que tiene la presente investigación.

 

Todo ello dentro del genero de periodismo informativo, y lo que implica un trabajo de recopilación documental, y de investigación, en el estilo de la entrevista, la columna de opinión, y aquellos datos duros propios de una investigación judicial. 

 

1.1               El corpus  de la presente investigación esta relacionada con el método de investigación antes descrito, para lo cual se rescatan antecedentes de prensa publicados respecto del caso, extractos de entrevistas hechas a protagonistas del mismo y testimonios entregados en conversación directa con los protagonistas o vía mail. A su vez la bibliografía existente sobre los temas que forman el cuerpo de la presente investigación, que desde lo académico y científico, entregan un aporte que argumenta la historia.

 

 

 TECNICA  DE INVESTIGACION SELECCIONADA

 

            No existen razones para afirmar que la investigación se  haya convertido en un nuevo género periodístico. Todo lo contrario, habría que coincidir con el Nobel de Literatura, el colombiano, Gabriel García Márquez, cuando aclaraba en un artículo que “la investigación no es una especialidad del oficio, sino que todo periodismo tiene que ser investigativo por definición...”  (El Tiempo, Bogotá, 3-l2-95)

 

Sin embargo, lo cierto es que sobre todo desde hace poco más de dos décadas se viene hablando acerca de un llamado Periodismo de Investigación, al cual se atribuyen hoy quizás, tantas virtudes como defectos. ¿Existe un “periodismo de investigación”?, si es así, ¿qué características tiene?, ¿hasta qué punto puede ser útil en nuestro caso el estudio y asimilación de tales conceptos en nuestra teoría periodística? Desde luego que no es posible adoptar una actitud crítica en el terreno teórico sin antes tratar de profundizar y esclarecer sus principales presupuestos.

 

En este caso, sin pretender un análisis exhaustivo de la génesis y evolución diacrónica de tal término, es importante remitirse como antecedentes más remotos a fines del siglo pasado, en Estados Unidos, cuando el buen periodismo parecía estar vinculado a la aventura, la previsión y presencia del reportero en los grandes acontecimientos que estremecían al mundo, la agilidad para penetrar en fuentes complejas y obtener al fin y al cabo la información perseguida, y la revelación de los resultados alcanzados a través de series de trabajos que causaron sensación en los primeros millones de lectores de periódicos.

 

 

 

Luego, ya a principios del presente siglo, fueron los “muckrakers” (rastrilladores), calificados así por el presidente norteamericano Theodore Roosvelt, quien criticó a “los periodistas que según él imitaban al “rastrillador de estiércol” que rehúsa  ver todo lo que es elevado en la vida y centra su atención sólo en lo que es vil y degradante”. Sin embargo, no mucho tiempo después el término se convertiría en un elogio que distinguiría a aquellos que hurgaban en el trasfondo de los hechos hasta encontrar elementos no revelados de los mismos.

 

Décadas más tarde, la presencia masiva de la radio y el surgimiento de la televisión, durante los años cincuenta, dieron paso a su vez a una nueva etapa de mayor profundización en los contenidos de la prensa (escrita, sobre todo), mediante la investigación de los hechos de manera que facilitara su interpretación.

 

Se desarrolla entonces el papel y formas nuevas del reportaje y otros géneros del periodismo destinados a informar y analizar las causas y consecuencias de los hechos, sus protagonistas y demás detalles no presentados necesariamente por los medios que ostentaban la ventaja de la inmediatez.

 

Pero no es hasta mediados de los setenta, con la publicación del libro Todos los hombres del Presidente, de Carl Bernstein y Bob Woodward, a raíz de sus famosos artículos sobre el llamado “escándalo Watergate” revelados por el Washington Post, que comienza a hablarse de un “periodismo de investigación” con nombre propio, y el afán de destituir presidentes y descaracterizar hombres públicos comienza a generalizarse como el sueño dorado de escolares y profesionales del periodismo, tanto en Estados Unidos como en la mayoría de los países de América Latina, principalmente. Vale decir que terreno propicio para ello, por otra parte, había más que suficiente.

 ¿Qué se entiende por Periodismo de Investigación?

 

Para el común de sus cultivadores, éste se distingue del resto de las rutinas profesionales tradicionales fundamentalmente por la selección de determinados temas y su mayor profundidad en el tratamiento del objeto o asunto que se aborda, lo cual supone o es el resultado a su vez del empleo combinado de métodos y técnicas rigurosas de indagación en la búsqueda de los datos y, por supuesto, de un consumo de tiempo y otros recursos superior a la media del reportaje convencional.  Autores como Robert W. Greene y Gerardo Reyes, entre otros, en un intento de definición, precisan  que el periodismo de investigación es la reportería que se realiza a través de la iniciativa y el trabajo del periodista, sobre asuntos de importancia que algunas personas u organizaciones desean mantener en secreto. Los tres elementos básicos son: que la investigación sea el trabajo del reportero, no un informe sobre una investigación hecha por alguien más; que el tema de la información trate algo de razonable importancia para el lector o televidente, y que haya quienes se empeñen en esconder esos asuntos al público.

 

También William Gaines lo plantea en similares términos, cuando señala en su obra que “se considera historia investigativa: 1) aquella que es producto original del periodista, en contraposición  a un informe sobre la investigación de una entidad pública; 2) aquella en la que haya existido algún intento de ocultar la información; 3) aquella que sea de importancia para el público.”

 

Aunque la experiencia relatada por éstos y otros autores (Scanella, Quesada, etc.) que han abordado el tema reconocen las ventajas de un trabajo en equipo y del empleo de distintas técnicas de investigación, la mayoría de ellos asume como válido el papel predominante del reportero individual y la condición de que los datos a manejar deben ser un  resultado del esfuerzo propio. Ello podría llevar a la idea de excluir importantes procedimientos indagatorios que se apoyan en el trabajo y la opinión de expertos u otros investigadores que a menudo suelen constituirse en valiosas fuentes de información para el reportero, dispuestas por lo general a colaborar en forma desinteresada con éste.

 

El interés social del tema, condición inobjetable, no puede conducir sin embargo al criterio de que todo lo que atrae la curiosidad y atención del público debe ser tratado por la prensa. No podemos coincidir con Reyes cuando admite como idea generalizadora que: La gente busca información para satisfacer una amplia variedad de necesidades. Una de ellas es la de conocer las acciones u omisiones de sus gobernantes, legisladores, jueces y militares, de los comerciantes e industriales que dominan el sector económico de la nación, de los banqueros que tienen en sus manos el dinero de miles de familias y empresas y, en general, de las personas que participan de algunas maneras en el manejo de los destinos de su ciudad o país.

 

El público quiere saber qué pasa con sus impuestos, a dónde va a parar  el dinero de las privatizaciones y de las bonanzas, y cómo está cuidando el Estado los recursos naturales; quiere enterarse sobre la integridad moral de sus gobernantes, si tienen relaciones con narcotraficantes o mafias de juego y el contrabando y, sobre todo, quiere saber quién lo engaña. Al mismo tiempo, el lector busca chismes en el periódico para satisfacer su curiosidad personal sobre la vida privada de artistas, comediantes, grandes empresarios, deportistas y delincuentes famosos.

 

 

 

 

Por supuesto que hay límites que sitúan la ética, los intereses del país, la intimidad de las personas, y otros factores de política editorial, que no pueden dejarse de tener en cuenta, y que a la corta o a la larga podrían dar al traste con las posibilidades de que muchos temas abordados sin una valoración previa vean la luz pública.

 

Por último, suponer la existencia de intereses antagónicos con la fuente como condición de toda investigación periodística convierte en esencial un rasgo que puede ser y es sin duda ocasional, dependiente más bien de las características de determinados sistemas sociales y temas que de las complejidades de muchos asuntos que la prensa debe abordar con enfoque científico, y en los cuales a menudo sus principales fuentes de información podrían estar tan interesadas como el reportero en un buen tratamiento periodístico.

 

En síntesis, al valorar de conjunto el Periodismo de Investigación podemos subrayar como rasgos positivos los siguientes:

 

v      La necesidad de un despliegue constante de iniciativas y habilidades profesionales para la búsqueda y solución de nuevos temas o aspectos de determinados temas en ocasiones  desconocidos, pero esenciales.

 

v      Una concepción integral y estratégica del trabajo con las fuentes de información y ulterior presentación de los resultados, a través de una serie o conjunto de trabajos periodísticos.

 

v      Un aprovechamiento adecuado de las amplias posibilidades que se abren al periodista con la introducción de las modernas tecnologías de la comunicación  e información.

 

A su cuenta negativa se ubicarían, por el contrario:

 

v      El énfasis en los lados obscuros de la vida, las personas y los hechos.

 

v      La incursión frecuente en facetas de la vida íntima de las personas y  adopción de una postura hipercrítica de la actividad de las instituciones públicas, asumiendo papeles de jueces y fiscales de la conducta ciudadana.

 

v      Una concepción antagónica de las relaciones entre el periodista y las fuentes y protagonistas de muchos hechos que trata.

 

De todo ello se desprende que asumimos el Periodismo de Investigación como una propuesta válida, es decir, como una posible actitud y acción profesional ante los hechos, con rasgos específicos propios que lo separan del trabajo de reportaje convencional, apremiado por la inmediatez y facilitado por los necesarios lugares comunes de la cotidianeidad. Sería un error, sin embargo,  asumirlo sin una posición crítica ante sus lados opuestos a toda ética y deontología profesional.

 

 Principios y pasos para la realización del Periodismo de Investigación

 

Teniendo estas observaciones en cuenta, una concepción propia del Periodismo de Investigación  podría partir a nuestro juicio de los siguientes criterios:

 

1.       Selección y enfoque: de temas o problemas complejos, que requieren el conocimiento y la atención y participación de la opinión pública y las instituciones, partiendo del interés social.

 

2.       Intencionalidad: supone como premisas determinado grado de esclarecimiento previo acerca de la comunicabilidad de los resultados y su impacto en la opinión pública, con fines que pueden ir desde la información o explicación esclarecedora y la corrección o rectificación de deficiencias o irregularidades cometidas,  hasta la orientación y movilización colectiva hacia determinadas acciones institucionales o masivas, encaminadas a la solución parcial o total del problema.

 

3.       Objetividad: es decir, la búsqueda de la verdad objetiva que subyace a veces bajo el aspecto superficial o la primera impresión que nos producen o se nos propone sobre los hechos. Ello supone ir a las esencias con incansable actitud analítica y crítica.

 

4.       Enfoque científico integral y estratégico: del trabajo con las fuentes de información y en la aplicación de los diversos métodos y técnicas para la obtención de los datos que necesitamos. Incluye por supuesto las amplias posibilidades de la observación directa y participante, abierta o encubierta, en dependencia de las circunstancias; así como la consulta a todo tipo de fuentes que nos aporten referencias o datos útiles.

 

5.       Normas y principios éticos: previstos por nuestro Código Profesional, en el cual  se encuentran claramente definidos deberes y derechos del periodista y sus órganos de prensa en la sociedad, así como el tipo de relaciones a desarrollar entre éstos y las demás personas e instituciones.

 

6.       Enfoque integral y sistémico de la estrategia comunicativa, partiendo de una adecuada  comprensión de los procesos de comunicación en su cotidianeidad y continuidad de una parte, y de las potencialidades creadoras, el papel complementario y las características de los diferentes géneros periodísticos, de la otra.

 

Tomando como base estos criterios, no a manera de recetario, sino como normas que la experiencia aconseja asumir con toda flexibilidad, podrían resumirse los principales pasos a dar para llevar a la práctica el periodismo investigativo en nuestras condiciones particulares:

 

Primero: Concebir y elaborar un proyecto o plan previo, a partir de la selección del tema o problema a abordar, esclarecer  sus premisas y precisar los objetivos o finalidad  investigativa  y comunicativa. En dicho proyecto quedarán previstas las principales técnicas de investigación a emplear, tiempo y recursos materiales y humanos necesarios, incluyendo su costo en determinados casos.

 

Segundo: Desarrollo de la investigación, aplicando las técnicas requeridas y combinando, en dependencia de las necesidades previstas u otras situaciones que pudieran presentarse: observación, entrevistas individuales, encuestas, consulta a expertos, trabajo en grupos, estudio documental y bibliográfico, consulta a fuentes informáticas, etc.

 

La obtención de información, por otra parte, en el caso de la investigación periodística tiene una doble condición: a) conduce a los resultados perseguidos en el orden indagatorio, tal y como ocurre en todo proyecto de esta naturaleza, b) aporta todo el material fáctico y de referencia, así como ilustraciones a emplear en los diferentes géneros, lo cual supone una elaboración sobre la marcha de la posible estrategia comunicativa a emplear en la presentación periodística de los resultados.

 

Tercero: Realizar un balance final de los resultados y proceder al ajuste definitivo de la estrategia comunicativa. Este paso pudiera dar lugar al criterio de que el material recolectado, contrariamente a las premisas definidas, no aconseja su publicación desde el punto de vista periodístico. En tal caso, quizás se recomiende su archivo definitivo o su entrega a determinadas instituciones, en cuyas manos pudiera tener alguna utilidad.

 

Cuarto: Elaborar el o los trabajos periodísticos empleando distintos géneros, teniendo en cuenta las posibilidades de su publicación en una o más ediciones o emisiones del órgano de prensa, según el caso. La estrategia debe prever el lugar que ocuparían posibles respuestas emitidas por instituciones o personas individualmente, como efecto o repercusión de los primeros trabajos; hechos de los cuales es muy importante mantenerse atentos, e incluso provocarlos en ocasiones en que sea recomendable.

 

Naturalmente que la polémica es también una posibilidad en esta etapa, debido al surgimiento de criterios o datos opuestos o parcialmente diferentes a los expresados por el periodista o por alguna otra opinión vertida públicamente. Deberá estarse al tanto de todo y definirse oportunamente qué lugar darle o no dentro de la estrategia de comunicación.

 

Quinto: Controlar y evaluar parcial y finalmente los efectos o resultados logrados o promovidos por las acciones comunicativas en su conjunto, haciéndolo evidente en ocasiones de manera expresa y objetiva. Aquí es importante reconocer la actitud receptiva y el papel positivo de personas e instituciones en la solución de los problemas, extrayendo finalmente las mejores lecciones de todo el proceso.

 

De ello se desprende que, aunque en ocasiones pudiera haber casos de personas negligentes o responsables de algunos hechos o situaciones criticados por la prensa,  lo fundamental es ir a las causas esenciales que le dieron lugar, sus consecuencias sociales y el papel de la opinión pública y la participación ciudadana e institucional, tanto en su origen como, sobre todo, en sus posibles vías de solución y esclarecimiento.

 

Tales pasos quedarían plasmados, como diseño de la investigación periodística, de acuerdo con los diferentes elementos que aconseja William Gaines en su obra, y que podemos resumir de la manera siguiente:

 

·         Título: una idea básica y totalizadora del tema a abordar

·         Tema: precisión sobre el problema que será objeto de investigación

·         Necesidad: importancia o trascendencia e interés social del problema y significación posible de su publicación

·         Alcance del estudio: delimitación de los marcos en que se desarrollará la investigación

·         Métodos y técnicas  que se pondrán en práctica para la investigación

·         Fuentes: Relación de fuentes personales, documentales o institucionales

·         Producción: géneros, ediciones, materiales a conseguir, etc.

 

No se trata, por supuesto, de un esquema rígido, sino todo lo contrario. Partiendo de su papel básico como proyecto a valorar y decidir por el equipo de redacción, los promotores le harán las adecuaciones requeridas en cada situación, a fin de que sirva como sistema argumental y guía práctica de todo el proceso de realización de la indagación periodística y sus diferentes variantes de géneros como propuesta de estrategia comunicativa.

 

Como podrá apreciarse de todo lo antes dicho, al reconocer la existencia de un llamado “Periodismo de Investigación”, no estamos hablando de un género periodístico específico; sino de una actitud, métodos y acciones profesionales ante determinados temas que por su complejidad e implicaciones deben ser objeto de una investigación más acabada y rigurosa; así  como del empleo casi siempre combinado de variadas formas de presentación del material periodístico.

 

Es obvio, por otra parte, que la realidad no identifica cuándo corresponde tal actitud; sino que ese deslinde incumbe al periodista. Y vale decir que para el buen periodista, toda realidad siempre es compleja y requiere, por tanto, el máximo de rigor profesional. De ahí que por ello estemos de acuerdo con el principio planteado por el novel colombiano.

 

 ANTECEDENTES HISTÓRICOS

 

LA VIA CHILENA HACIA EL SOCIALISMO (1970-1973)

 

Salvador Allende, con el apoyo de la UP…

El hilo conductor de las historia nos presenta la figura del doctor Salvador Allende Gossens, quien mas adelante es uno de los protagonistas de este capitulo escrito con sangre, dolor, y muerte de nuestra historia patria, donde la polarización política alcanza su máxima expresión, decantando en lo que será la debacle de la condición humana, por un lado de victimas, y de victimarios, quienes en el lugar en que se encuentran cambian radicalmente el espíritu de un país que se quiebra, que aun hoy espera reconstruirse.

 

En 1970 es electo Salvador Allende con el apoyo de la Unidad Popular, obteniendo el 36,3% de los votos por lo que se requirió el pronunciamiento del Congreso. Su gobierno enfrentó muchos problemas económicos externos, como la crisis mundial 1972-1973, una errática política económica, más la fuerte oposición del resto del espectro político y del gobierno estadounidense de Richard Nixon. El cobre fue nacionalizado finalmente, pero esto no impidió que el país cayera en una fuerte crisis económica y que la inflación llegara a cifras de alrededor del 600 y 800%. Los enfrentamientos callejeros entre opositores y adherentes de la Unidad Popular se hicieron frecuentes, y alcanzaron altos niveles de violencia. Allende, que creía en una revolución democrática, pierde el apoyo del Partido Socialista que creía en la legitimidad de un levantamiento popular armado para retener el poder. Finalmente, el 11 de septiembre de 1973 se produce un Golpe de Estado que acaba con el gobierno de Allende, quien se suicida tras el bombardeo al palacio de La Moneda.

 

 

El MAPU de Betancourt …

 

Para entender la ideología política de Silvio Francisco Betancourt Bahamonde, es necesario un acercamiento al Movimiento de Acción Popular Unitaria, MAPU, al que pertenecía, llegando a ser uno de sus máximos representantes regionales. Así se conoce que en términos históricos, el movimiento original desapareció en 1989, y que antes del 11 de septiembre de 1973, alcanzo a existir durante cinco años. En su libro sobre el Mapu, la historiadora Cristina Moyano, señala que una vez llegada la democracia, sus fundadores pasan de “artífices de la transición, a “demonios” concertacionistas, negociadores y lobbistas que abandonaron sus banderas de lucha para “venderse” a las bondades de un mercado que antaño criticaban”. También dentro de las apreciaciones existentes al día de hoy de esta tienda política, se le carátula de “partido mito” de la transición, con figuras como José Miguel Insulza, Eugenio Tironi, José Antonio Viera-Gallo y Enrique Correa.

 

Su historia se escribe a partir de una dura división de la DC, cuando la juventud, molesta con el gobierno del entonces presidente Eduardo Frei Montalva, apoyada por algunos parlamentarios como Jacques Chonchol, Rafael Gumuccio, Julio Silva Solar y Alberto Jerez, opta por salirse del partido en 1969, ¿su objetivo? renovar la izquierda- a la que le aporta militancia cristiana- e impedir un gobierno de derecha en las elecciones del 70.

 

Así el naciente movimiento, formado por profesionales y elite, alcanza, sin una base electoral, a conquistar puestos claves en el gobierno de la Unidad Popular, sin embrago sufre serios reveses. En 1971, se produce la migración de la mayoría de sus parlamentarios a la recién formada Izquierda Cristiana; el 19 de Mayo de 1972, su principal ideólogo, Rodrigo Ambrosio, muere trágicamente en un accidente automovilístico, luego en 1973, el movimiento se divide tras un pugna feroz, en la que hasta sale a la palestra, la disputa de la marca MAPU, por lo que en septiembre pasan a la clandestinidad.

Cabe recordar que el 12  de agosto de 1971 es inscrito con 34 mil firmas, cifra lejana a las expectativas  originales

 

11 DE SEPTIEMBRE 1973

 

Así se gestó el 11…  

 

 

En libro testimonial  “El día decisivo”, el general Augusto Pinochet,     responsable del Golpe de Estado que cambia radicalmente la historia de Chile, aquel 1 1de Septiembre de 1973, en el capitulo IV, detalla minuciosamente como se gestan los hechos que decantan en lo que denomina la Batalla de Santiago. Es este el inicio de un contexto histórico, que da como resultado los atropellos a los derechos humanos, que luego serian investigados en diferentes procesos judiciales, que hasta el día de hoy no han tenido un resultado positivo como el que motiva la presente investigación, esta es la cronología de los hechos ocurridos entre el día 10 y noche del 11 de Septiembre de 1973.

“Cuando se retiraron los visitantes, repasé los acontecimientos recién ocurridos que tanto complicaban el esquema trazado.

El hecho de anticipar para el 11 de septiembre la acción prevista para el día 14, significaba un peligroso cambio en los planes y en la forma de actuar. Sin embargo, entre molesto y preocupado, me dije para mí que no se debe "torcer la mano al destino" y que si en ese momento la Providencia me imponía aquel cambio de fecha, tendría que ser para mejor. Con esta conformidad me retiré a descansar”.

 

“Recuerdo que esa noche del 9 al 10 de septiembre fue de insomnio y búsqueda de soluciones al problema creado por el anticipo de la fecha. En la planificación, se había escogido el 14 de septiembre como fecha de acción, porque ese día era la Revista Preparatoria y no llamaría la atención el hecho de efectuar un alistamiento y repartir munición. En cambio, si se entregaban las municiones el día 11 en la mañana, o el 10 en la noche, era muy posible que los marxistas detectaran que algo anormal pasaba en las unidades y tomaran medidas para impedir nuestra acción, lo que nos podía llevar a un enorme derramamiento de sangre.

 

Debía, por lo tanto, buscar una solución al problema que se había creado, y alterar el esquema inicial de la acción militar. Además del cambio de fecha, las dudas que surgían en esas horas de la noche eran varias y necesitaba encontrarles solución antes de la llegar al Ministerio de Defensa Nacional”.

 

 “Al llegar a mi oficina, encontré sobre el escritorio, como todos los días, la prensa de esa mañana. ¡Cuál no sería mi asombro al descubrir allí, leyendo los primeros titulares, la forma precisa de terminar mi angustiosa incertidumbre! Ante mis ojos estaba la solución al problema que me atormentó toda la noche. Con grandes titulares decía la prensa que Carlos Altamirano, en una reunión en el puerto de Valparaíso, hablando violentamente, según su costumbre, había proferido amenazas y tratado de producir un clima de agitación. Esta actitud suya coincidía con la grave circunstancia de que el martes los Tribunales de Justicia de Valparaíso debían pronunciarse sobre su desafuero, que, de ser acogido, produciría sin duda serios actos de violencia que comprometían la seguridad interior. Tales sucesos podrían degenerar en una sangrienta acción que se propagaría eventualmente al resto del país. Luego, todas estas probabilidades había que preverlas cuidadosamente, anticipando las medidas necesarias para evitar los males consiguientes.

 

Allí estaba por lo tanto la solución, y nuevamente la Providencia nos proporcionaba su generosa ayuda. El encubrimiento resultaba perfecto; nadie podía oponerse a que tomáramos medidas para resguardar el orden. Tales disposiciones nos permitían encubrir todo el alistamiento de las tropas de Santiago y alrededores. Cuando recuerdo ese momento, veo que aquel hombre nefasto difícilmente apreciará cuánto nos ayudó con su obsesión subversiva. Y doy gracias a Dios por haberlo cegado. El señor Altamirano, el opositor más encarnizado de las Fuerzas Armadas, había proporcionado, mediante una jugada del destino, la solución más insospechable a las preocupaciones del Mando. El Ejército tiene que reconocerle tan valioso y oportuno servicio.

 

Cuando terminé de leer la prensa, y luego de meditar brevemente, debo decir que con verdadera alegría me dirigí al cuarto piso, donde están ubicadas las oficinas del Ministerio de Defensa Nacional. De inmediato pasé al despacho del Ministro. Orlando Letelier, a quien, después de darle a conocer la preocupación del Ejército y mostrarle con sus grandes titulares, le expuse lo siguiente:

 

«Este caballero, que en nada ayuda a solucionar la tirantez que domina en la ciudadanía, me obliga a disponer un acuartelamiento de las tropas para mañana por la mañana en previsión de posibles disturbios que se puedan producir, no sólo en Valparaíso, sino también en Santiago, a consecuencia del probable desafuera como Senador del Sr. Altamirano.»

 

 “Ese día también fui informado de la decisión histórica del Cuerpo de Carabineros de unirse a las instituciones de las FF.AA, además de la seguridad de que cuando se efectuara el ataque ellos no actuarían contra las tropas”.

-¿Cómo se desarrolló la reunión con los Generales?

 

“A la hora señalada se presentaron los Generales en el despacho del Comandante en Jefe. De inmediato cerré la puerta con seguro y les ofrecí asiento. Me acerqué al mueble donde se guardaba una réplica de la espada del General O’higgins, la tomé y desenvainé y solemnemente les hice jurar, como soldados, que todo lo que se hablaría allí se mantendría en el más absoluto secreto, que debía ser guardado hasta el extremo de ni siquiera poder insinuar nada de lo que allí se expresara.

 

Tomé la espada desenvainada y me coloqué frente a cada uno. De este modo los Generales fueron, uno a uno, jurando. De inmediato les expresé:

 

"Señores Generales: La situación moral, política y económica del país ha llegado a su punto más bajo, haciéndose insostenible la seguridad de Chile. Mañana, 11 de septiembre, se juegan los destinos de la Patria. Para ello ocuparemos La Moneda y expulsaremos del gobierno al Sr. Allende y a sus cómplices. Sin embargo, se les dará la oportunidad para que salgan del país. Si hay resistencia armada, como hemos apreciado, nos emplearemos duramente con todos nuestros medios. Creo, señores, que cuanto más drástica sea la acción, mayor será la economía de vidas". Uno de los Generales señaló que tenían tiempo muy escaso para preparar órdenes, a lo que respondí: "Aquí se les entregan documentos de agrupaciones, para que Uds.los adapten y los cumplan como buenos soldados.

 

"Las columnas serán mandadas conforme al orden que se establece en estos documentos. Sin embargo, nadie debe moverse hasta mañana a las 07.30 horas. Un movimiento falso puede llevarnos al fracaso. Si la resistencia fuera creciendo en La Moneda, ella será bombardeada por la FACH, con el fin de evitar mayores pérdidas de vidas; en ese caso, las tropas se alejarán y marcarán su línea más adelantada. Posteriormente, pasada la acción aérea se reanudará el ataque con toda la potencia posible. Si esta noche, por delación o sospecha, yo fuese asesinado, seguirá en el mando de las tropas el General más antiguo (y mostré al General Bonilla); si éste cae, asumirá la conducción el General que sigue y así sucesivamente. Señores Generales, esta resolución no puede cambiar, detenerse, flaquear ni menos fracasar, pues en ella está en juego el destino de Chile; y la Patria, señores, está por sobre la vida de todos nosotros.

 

El alistamiento se efectuará durante la noche, conforme a la situación propia del alistamiento de un acuartelamiento. Pero recalco que nadie está autorizado para mover un hombre de cualquier Unidad. Se debe trabajar esta fase final bajo el mayor secreto y sólo debe conocerla Uds."

 

El General Palacios, que mandaba la agrupación de tanques, expresó que su mayor preocupación era el estado deficiente de la artillería de esos blindados, que no se podía emplear por falta de líquido de freno en los cañones. Esta deficiencia, que creaba un serio problema al Batallón de Tanques, estaría resuelta al amanecer, al emplear uno de las más rústicos sistemas que usaron los alemanes en la Segunda Guerra Mundial y que dio óptimos resultados: la utilización de un aceite similar al que se emplea en las máquinas de coser, que se ignoraba existiera en plaza, pero que, gracias a la diligencia de los integrantes de esa Unidad, fue ubicado en una compañía distribuidora de lubricantes.

 

Insistí que era fundamental evitar cualquier tipo de comunicaciones, por radio o por teléfono, de materias referidas a lo que se había ordenado para el alistamiento, por cuanto había una intercepción permanente. También quedaba prohibido el envío de mensajeros con documentos. Les recordé que si se había mantenido el secreto por meses, una indiscreción podía hacer perder todo en minutos. Con respecto a la preparación de las tropas, manifesté que se aprovecharía el acuartelamiento en primer grado que se iniciaba a las seis treinta horas del día 11; luego, hasta esa hora, todo debía dar la mayor apariencia de normalidad.

 

Durante la reunión se mencionó que la Escuadra zarparía esa tarde fuera de Valparaíso creándose con ello un ambiente de intranquilidad, pero que regresaría al amanecer del martes once al mismo puerto, con el fin de actuar en la operación. Se consideró además que este hecho era buena distracción táctica para los marxistas, pues su principal atención se iba a concentrar inicialmente en la Escuadra, lo que nos permitiría completar nuestros preparativos finales en la capital. Se dio a conocer, además, que para el ataque sobre La Moneda Carabineros retiraría sus efectivos apostados en ese lugar, con lo que se dejaba en libertad de acción al Ejército para poder actuar contra los paramilitares que se encontraban allí.

 

Después de conocerse el Plan de Operaciones, se formularon algunas dudas que fueron aclaradas. Al término de la reunión, nos despedimos con un fuerte abrazo, por si no nos veíamos más, y con la conciencia de la profunda responsabilidad que se asumía ante la Patria, la ciudadanía y la Historia de Chile. Después de esta despedida oficial, invité a los Generales a almorzar en la Comandancia. Invité también al General Gustavo Leigh.

 

El almuerzo se desarrolló en un ambiente de gran camaradería. Al término de él me despedí de los Generales, y luego llamé al Secretario General del Ejército, a quien siempre he considerado un jefe de máxima confianza. El preparó las comunicaciones radiales a todas las Guarniciones de Chile. Estos radiogramas quedaron cifrados para su despacho y en su texto se ordenaba "ocupar, de inmediato, todas las Intendencias y Gobernaciones del país", y aplicar la planificación dispuesta. Dichos documentos saldrían, en forma simultánea, antes de las 06.00 horas del día once, a todas las Guarniciones del país. Se calculaba que su cifrado estaría claro antes de las 07.30 horas.

 

Era conveniente desempeñarse normalmente y por tal razón el trabajo en la Comandancia en Jefe no tuvo ninguna variación hasta las 18.30 horas, cuando cité a otro grupo de Generales y después de juramentarlos sobre su discreción, como lo había hecho en la mañana, les expuse lo que se iba a realizar y les designé los puestos que desempeñarían en el Cuartel General del Comandante en Jefe del Ejército, para la acción del día siguiente. Prohibí nuevamente repetir cualquier información de lo que se había hablado en esta oportunidad.

 

Tal cual había sucedido con los Generales llamados esa mañana, recibí de estos tres Generales, el más amplio respaldo y un total apoyo a lo que se iba a realizar. De inmediato procedí a designar al General más antiguo como Jefe del Estado Mayor, al General que seguía como Jefe del Servicio de Inteligencia y al tercer General como Jefe de Operaciones. Manifesté a estos Generales mis preocupaciones y la necesidad de actuar en la forma más dura posible”.

 

A las 07:00 horas llegaron los vehículos que se habían citado para "ir a pasar una revista a Peñalolén". Poco después, a las 07:10 horas viajaba en el vehículo rumbo a la casa de uno de mis hijos. Allí permanecí algunos minutos contemplando a mis pequeños nietos que dormían sin saber lo que iba a ocurrir y pensé que la trascendental resolución adoptada era decisiva para su futuro, para su libertad, como me lo había dicho mi esposa tiempo atrás.

 

Subí al vehículo y ordené al conductor dirigirse a la Central de Telecomunicaciones, lugar donde estaba el Puesto de Mando del Comandante en Jefe del Ejército, adonde llegué faltando veinte minutos para las ocho horas. Cuando ingresé al patio de los vehículos salió a mi encuentro el General Oscar Bonilla, que estaba muy preocupado por mi retraso. Le señalé la razón de ello y me reuní con el personal que había venido conmigo y con otros del Comando en Jefe del Ejército y les expresé lo que sucedía. Con alegría pude comprobar que todos estaban felices por la decisión adoptada, con excepción de mi ayudante, que me expresó no estar de acuerdo con lo que se iba a realizar. Le acepté su posición, y dispuse su arresto inmediato en una sala del edificio de Telecomunicaciones del Ejército.

 

Después de una rápida revista y de algunos momentos de espera se sintió la Canción Nacional, que se transmitió por todas las radios revolucionarias de Santiago, y poco después de las ocho y media se escuchó la proclama de la Junta de Gobierno. Se fundamentó dicho documento en la gravísima crisis moral, social, política y económica en que, por incapacidad o por voluntad del gobierno, se había sumido al país, y en el desarrollo del terrorismo que llevaba a Chile a una guerra civil. Por último, se resolvía que el Presidente debía entregar su cargo a la Junta.

 

La Batalla de Santiago…

 

Aquí llegamos tal vez al argumento del militar que hace entender, bien o mal, la génesis de lo que vendría después, y donde se explica, como en el lenguaje cotidiano hablamos de tortura, desaparecimiento, detenciones, toque de queda, miedo y terrorismo de estado. Conceptos que por cierto eran desconocidos para la gran mayoría de los habitantes de un país, que nunca imagino siquiera vivir un verdadero estado de guerra, con hechos que parecieron ser sacados de una película basada en los horrores de la Segunda Guerra Mundial, con realidades como los campos de prisioneros, y situaciones muy cercanas a las vividas por el pueblo Judío, que fue exterminado por Holocausto a manos de los nazis seguidores de Adolf Hitler.

 -Volvamos a la noche del 10 al once de septiembre de 1973, cuando se iniciaba el alistamiento de las tropas bajo el pretexto del imprescindible acuartelamiento que fuera conocido por el propio Ministro de Defensa cuando en la mañana le di cuenta de la situación provocada por Altamirano. Esa noche se preparaban las armas y la munición para el enfrentamiento que venía el día 11.

 

Todos los antecedentes reunidos por el Servicio de Inteligencia y los que habían sido captados por los mandos subalternos indicaban que la jornada iba a ser larga, sangrienta y muy dura, pues los elementos paramilitares ubicados en las industrias y cordones de Santiago actuarían especialmente en las poblaciones, con la posibilidad de producir un gran número de bajas.

 

En la tarde del día 10 de septiembre los Cuarteles Generales de las unidades trabajaron intensamente y en el más estricto secreto para llevar a cabo las órdenes de las respectivas agrupaciones de combate, quedando éstas listas en su distribución al anochecer de ese día.

 

El trabajo continuó hasta después de medianoche en las unidades tácticas y de combate. Sin restar méritos al intenso esfuerzo que se desarrolló en las Planas Mayores, creo conveniente referirme en especial al Regimiento Blindado, en el cual, debido a la lamentable experiencia del mes de junio, ninguno de sus miembros quería revivir las desagradables horas vividas posteriores al "tanquetazo" (el sumario aún permanecía en desarrollo y su ex Comandante se encontraba detenido en la Escuela de Infantería de San Bernardo y otros oficiales en diferentes lugares).

 

Cuando el General Palacios ingresó a esa unidad e indicó los motivos de su presencia, se produjo un gran desconcierto entre los oficiales y la tropa. Pero esta incertidumbre yo la había previsto en mi oficina del Estado Mayor, cuando me desprendí de mi Ayudante y de Oficial de Ordenes, a quienes ahora los había enviado a ese Regimiento con una encubierta misión de dominar la situación que se iba a vivir. Y precisamente el día de la acción, fue la oportuna y decidida intervención de estos Capitanes ante los subordinados la que despejó las dudas, y la unidad se alistó integralmente.

 

A las 06.30 horas, las unidades estaban listas para actuar. La comunicación que preparé para enviar a todas las unidades de Chile ya se difundía en clave desde las 06.00 horas.

 

Antes de las 08.30 horas, el Cuartel General del Comandante en Jefe estaba instalado y funcionando. A esa hora se comenzaba a escuchar en todas las radios leales nuestra Canción Nacional y poco más tarde se leía la proclama en la cual se comunicaba al país que se ponía fin al régimen marxista que por tres años había tratado de destruir la República y sus instituciones con el fin de implantar el comunismo.

 

Desde antes de la hora prevista algunas acciones de combate se iniciaron en virtud de la aplicación de la Ley de Control de Armas, según estaba previsto en los Planes de Combate, desarrollándose diversas acciones tácticas que fueron creciendo en forma vertiginosa hacia el centro de la ciudad.

 

-¿Cuáles fueron las primeras reacciones que Uds. advirtieron de parte del Gobierno?

-Desde un principio, Allende trató de ganar tiempo, convencido de que sus grupos paramilitares lo apoyarían con todas sus fuerzas, pero ello era sólo una utopía, pues los líderes que habían soliviantado a los trabajadores en esos tres años fueron los primeros que se ocultaron, huyeron o se refugiaron en alguna Embajada. Además, la traición a Chile, que este ególatra había cometido mientras encabezó el gobierno, ya había sido captada por la ciudadanía, y ahora primaba más en ella el sentimiento de la Patria amenazada, que los engaños y alucinaciones inculcados desde Rusia o desde Cuba. Por tales motivos, Allende quedó absolutamente solo, con excepción de un pequeño grupo de fanáticos que aceptó ciegamente una lucha para ellos sin destino.

 

La Operación Silencio de la Radiotelefonía se había cumplido rápidamente, conforme a las modificaciones que fueron introducidas el 4 de septiembre de 1973 en el Plan Ejecutivo de Seguridad Interior "Hércules". Sólo nos quedaba la Radio Magallanes, que fue silenciada cerca de las 10.40 horas.

 

-Presidente, me gustaría conocer su relación de los momentos que entonces vivió Ud. en el Cuartel General del Comandante en Jefe del Ejército.

 

-Después de mantener un enlace radiofónico permanente entre el Puesto de Mando del Almirante Carvajal y el Puesto de Mando del Comandante en Jefe del Ejército sobre el desplazamiento y la acción de las tropas, llegó por citófono la información de que Allende se había suicidado. Era poco más de las 10.30 horas. Al preguntarle a Carvajal por esta noticia, me respondió:

 

"Augusto, lo del suicidio era falso, ahora acabo de hablar con el Edecán Naval, Comandante Grez, y me dice que él y los otros dos Edecanes se van a retirar de La Moneda y se vienen hacia el Ministerio de Defensa."

 

Le encargué al Almirante Carvajal buscar al Jefe de Carabineros, para decirle que retirara sus tropas de la Casa de Gobierno, porque La Moneda iba a ser bombardeada por la FACH. Me respondió que los Carabineros estaban retirándose de la Moneda en ese momento, y que el General Brady estaba informado para que no se les disparase cuando éstos evacuaran el Palacio.

 

De inmediato recibí un nuevo llamado de Carvajal para decirme que lo había llamado el Secretario de Marina, Domínguez, para retransmitir la solicitud de Allende de que fueran los tres Comandantes en Jefe a pedir la rendición ante el Presidente de la Moneda. Mi respuesta fue:"Tú sabes que este señor es chueco; en consecuencia, si él quiere rendirse, que venga al Ministerio de Defensa para entregarse a los tres Comandantes en Jefe". La respuesta de Carvajal fue ésta: "Hablé personalmente con él en nombre de los Comandantes en Jefe y contestó una serie de groserías". De inmediato ordené que se bombardeara la Moneda. Para ello era previo evacuarla; luego había que asaltarla, y así su ocupación resultaría más fácil y con menos derramamiento de sangre.

 

-¿Se consideró la situación del personal de Carabineros de guardia en La Moneda?

 

-Pronto fui informado de que el General de Carabineros César Mendoza ejercía el mando de su Institución y que el General Yovane mandaba los Carabineros que rodeaban La Moneda. Asimismo, que ya no había Carabineros ni personal del Ejército dentro de La Moneda, lo cual nos dejaba en libertad para iniciar el bombardeo si Allende y sus GAP no se rendían.

 

Repentinamente se me ocurrió que Allende podía haber huido en alguna tanqueta de Carabineros. Pregunté si ello habría sido posible, a lo que Carvajal me respondió que no, por cuanto las tanquetas se habían ido antes y posteriormente él había hablado por teléfono con Allende y más tarde había conversado con el Edecán Naval, quien le confirmó que Allende estaba en La Moneda.

 

Poco después el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea pedía allanar los estudios de Radio Magallanes, que continuaba transmitiendo. Luego se discutieron algunos puntos para la proclama de los Comandantes en Jefe y del General Director de Carabineros.

 

A las 10.50 horas, me llamó el General Leigh a mi puesto de mando, pero no fue posible hablar con él, por lo cual recuperé el contacto con el Almirante Carvajal, quien me informó que el General Mendoza estaba en comunicación con él y con el General Brady, y que la acción de la tropa estaba bien coordinada.

 

Con estos antecedentes le comunico al Almirante Carvajal que diez para las once daré la orden de bombardear La Moneda. En consecuencia, a esa hora, las tropas deben estar replegadas a dos cuadras de La Moneda. A las 11.00 en punto se iniciará el bombardeo, para lo cual las tropas se protegerán en los edificios con el fin de permitir la acción de la aviación sin riesgo de sufrir daños.

 

A tal objeto se le comunica al General Leigh que en ningún caso inicie el bombardeo sin conocer exactamente la situación terrestre. De todo esto se le informa al General Brady.

 

En esos momentos se nos comunica que las brigadas socialistas piensan atacar el Ministerio de Defensa. Además escucho disparos fuera del Puesto de Mando.

Antes de salir, doy la orden al Almirante Carvajal y al General Baeza que se dé el alerta a la gente del Ministerio, pues hay un Plan para esa eventualidad; todos con las armas automáticas en las ventanas y con tiradores escogidos deben batir a los francotiradores que disparen desde el edificio del frente, a lo cual se me responde que dicho plan ya está en ejecución.

 

Salgo de inmediato del Puesto de Mando y me encuentro con el Comandante de las Fuerzas Especiales de Paracaidistas, que me indica que al parecer un grupo de individuos ha pretendido atacar el lugar del Puesto de Mando. Ordeno un rastreo inmediato con dicha unidad, mediante un rodeo amplio para que nadie escape. Luego vuelvo a la radio, donde se me informa que La Moneda es atacada por los tanques y por la Escuela de Infantería, la Escuela de Suboficiales y la artillería del Regimiento Tacna. En esos instantes el ataque alcanza su mayor intensidad; el fuego de artillería hace grandes impactos en el viejo edificio.

 

Le indico al Almirante Carvajal que le ofrezca por última vez al señor Allende como plazo definitivo hasta las 10.30 horas, para que se rinda y entregue su renuncia; se le asegura su integridad física y que será expatriado. Recalco que es por última vez. Esperaremos hasta diez para las once para que entregue su renuncia. Si no lo hace, atacaremos, cualesquiera sean las consecuencias.

 

En ese instante me acuerdo del Sr.Altamirano, del Sr.Concha, del Sr.Enríquez y otros. Pregunto si se ha sabido de ellos, se me responde que no hay informaciones.

 

Le pido entonces a Carvajal que los Servicios de Inteligencia de las tres instituciones los ubiquen y los detengan, ya que estos señores son parte del grupo de responsables principales de la destrucción del país. Carvajal me llama para decirme que el Comandante Badiola está en contacto con La Moneda y que le ha informado que Allende tendría intenciones de parlamentar. Rechazo la idea, indignado: parlamentar es ceder. Le repito al Almirante:"La rendición es incondicional, nada de parlamentar. Rendición incondicional, y se le tomará detenido; sólo se le respetará la vida, su integridad física, y en seguida se va a otro país".

 

En el Cuartel General le dicto al Jefe de Operaciones lo siguiente: "A partir de este momento se decreta el Estado de Sitio con toque de queda; además se aplica la Ley Marcial a toda persona que se la sorprenda con armas o explosivos". Dicho mensaje se envía de inmediato al Almirante Carvajal para su ejecución.

 

El Almirante Carvajal me informa que viene en camino un parlamentario para que se le reciba, a lo cual contesto:"Este caballero está ganando tiempo. Estamos demostrando ingenuidad, no le aceptes ningún parlamento, el parlamento es diálogo y el diálogo es ganancia para él. No, mil veces no; debe ser rendición incondicional. Ten bien en claro lo que digo. Rendición incondicional. Si quiere, que venga él acompañado de Sepúlveda al Ministerio y se entrega junto con su renuncia. Si no, vamos a bombardear a las 11.00 horas".

 

Carvajal me responde que está conforme y que se darán diez minutos de tiempo para que salgan de La Moneda, y que pasados esos diez minutos se va a bombardear. Tiene que rendirse incondicionalmente y si no sufrir las consecuencias del bombardeo.

 

"Todo ese montón de señores que hay ahí, el señor Tohá, el otro señor Almeyda y todos esos marxistas que han destruido el país deben ser detenidos". Carvajal me señala: "José Tohá dice que esperen un momento para convencer al Presidente de su rendición". A esto le digo, tajante:"Negativo, señor Almirante, estamos luchando por los destinos de Chile. Si nosotros mostramos debilidad de carácter y entramos a dar plazos y aceptar parlamentos, sería lo más nefasto que podría ocurrir. Sólo lo que hemos ofrecido, el avión que está dispuesto y que se vaya a cualquier parte, menos Argentina".

 

Luego se ordena que un jeep del Ministerio de Defensa vaya a La Moneda a retirar a seis mujeres, lo cual detiene el ataque unos tres minutos.

 

A los pocos instantes se me informa que las mujeres han sido retiradas de La Moneda. En consecuencia se puede iniciar el ataque. Es necesario terminar con esa agonía, ya que no hay rendición de los ocupantes. Sin embargo, dadas las órdenes de parar el ataque en espera del bombardeo de la aviación, se me informa que el ataque aéreo tendrá otra leve demora de 15 minutos y será efectuado simultáneamente sobre La Moneda y Tomás Moro. Se me aclara que el retraso se debe a que los aviones vienen de Concepción y existe un problema con el carguío de combustible. Ante este nuevo retraso ordeno a las tropas: "Vamos a actuar con toda la artillería, con los sin retroceso, morteros, lanzacohetes y artillería de los tanques y ametralladoras punto 50".

 

Se inicia un violento fuego de artillería con piezas, con cañones sin retroceso y con la artillería de los tanques. Las primeras granadas hacen su efecto. La infantería se prepara para el asalto final.

 

Se recibe la información de la Fuerza Aérea de que en siete minutos más los Hawker Hunter estarían en la Moneda. Hay que parar el ataque. Hay fuego graneado desde el edificio de Obras Públicas y del Banco del Estado; es necesario despejarlos, y para ello mando un operativo de paracaidistas y de fuerzas especiales.

Nuevamente el Almirante me informa que se encuentran el Subsecretario Vergara y el Secretario Puccio, y que son portadores de una serie de condiciones de Allende. Pero son inaceptables. Los auditores y los asesores advierten que no sería conveniente darle la oportunidad de que salga del país, porque este hombre se va a pasear por todos los países del mundo, socialistas o no, desprestigiando al Gobierno. Se cree que lo más conveniente es dejarlo en Chile.

 

Les respondo que lo ofrecido debe cumplirse pese a todo.

 

Se me comunica que al puesto de mando el Almirante Carvajal han llegado numerosos funcionarios de la Unidad Popular. A medida que ingresan se les detiene. Así, Vergara, Flores y otros quedan en calidad de detenidos. Al Secretario Puccio se le autoriza salir del país en caso de que el Sr. Allende se vaya.

 

Con satisfacción escucho la noticia de que los helicópteros Puma, del Ejército, están abriendo fuego sobre los techos del Ministerio de Obras Públicas y del Banco del Estado. De inmediato los extremistas desaparecen. Ordeno que se difunda la advertencia de que cualquier tirador que se ubique en los techos de los edificios circundantes a La Moneda será atacado con fuego efectuado desde los helicópteros.

 

 PROVINCIA DE MAGALLANES EN ESTADO DE SITIO

 

Se decretaba Estado de Sitio, debiendo la población permanecer en sus casas.

 

La proclama constituyó un tremendo golpe para Allende. Este habló telefónicamente con el Almirante Carvajal, quien le dijo que tenía orden de la Junta de Comandantes en Jefe de comunicarle que debía entregar el poder sin condiciones, y que esperaba un avión FACH para llevarle a él y a su familia a cualquier país sudamericano al sur de Panamá. El resto de los ocupantes de La Moneda debía rendirse de inmediato. Se cortó la comunicación.

 

He preguntado al Edecán Militar qué sucedió en La Moneda ese día 11 de septiembre. Este me expuso en síntesis, en el relato que sigue, los acontecimientos que le tocó vivir.

 

"El día de los hechos correspondía presentarme en la residencia de Tomás Moro a las 08:30 horas, lugar donde tenía citado al conductor, cabo 1º Luis Quintanilla Márquez.

 

"A las 08:00 horas aproximadamente recibí un llamado telefónico del cabo Quintanilla en que se me comunicaba que estaba en La Moneda esperando movilización y me manifestó que el Presidente se encontraba en Palacio. Este hecho no se lo había comunicado al infrascrito la Guardia de Palacio ni nadie relacionado con el presidente; cosa anormal, pues siempre que tal cosa sucedía se comunicaba al edecán de servicio. Agregó el cabo Quintanilla que algo anormal sucedía, pues el Palacio de La Moneda se encontraba rodeado de tanquetas de carabineros y dentro había mucho movimiento”.

 

"Ante esta información resolví dirigirme de inmediato a La Moneda, donde llegué a la 08:30 horas de la mañana, notando gran congestión de tránsito e imponiéndome por la radio de una alocución del presidente en que se indicaba una situación anormal”.

 

"Al llegar a La Moneda asumí de inmediato mis funciones junto al personal de Servicio y comencé a inquirir detalles de lo que estaba sucediendo, ya que en el interior se veía gran nerviosismo entre funcionarios de gobierno, y el presidente se encontraba nuevamente hablando por una emisora que aún no había sido silenciada”.

 

"En este mismo lapso, se escuchó el Bando Nº1 de la Junta de CC.JJ. y Director General de Carabineros, y, verificada la autenticidad del comunicado, tuve completamente clara la situación. En ese momento eran aproximadamente las 09:15 horas de la mañana”.

 

"Tomé inmediato contacto con los Edecanes Aéreo y Naval, en forma telefónica en primera instancia (al primero lo llamé a Tomás Moro y al segundo a su departamento en Bulnes 120). Alrededor de las 09:30 horas llegaron ambos edecanes, a quienes les sugerí solicitar una entrevista con el presidente para plantearle la realidad de lo que estaba sucediendo y conocer cuál sería la actitud que adoptaría”.

 

"El presidente concedió de inmediato la audiencia, la que se efectuó en el Salón Privado del despacho, produciéndose un pequeño incidente entre el Jefe del Estado y su Guardia Personal, ya que estos últimos, indirectamente se mantenían vigilantes impidiendo la privacidad de la entrevista; el Presidente tuvo que intervenir violentamente en dos oportunidades, incluso debió cerrar la puerta para evitar la obligada vigilancia del personal del seguridad (GAP)”.

"Inició la conversación el Edecán Aéreo, quien le manifestó al Presidente la inutilidad de cualquier tipo de resistencia, manifestándole incluso que la FACH tenía dispuesto un avión para su salida del país, y él personalmente lo iría a dejar de acuerdo con las instrucciones del Sr. General Leigh. Posteriormente el infrascrito le manifestó la necesidad de evitar toda resistencia, ya que las tres FF.AA. y Carabineros actuarían coordinadamente si no deponía su actitud y todo sacrificio sería inútil, dada la gravísima situación que se vivía. Posteriormente el Edecán Naval le hizo ver la inutilidad de toda resistencia. Finalmente tomó la palabra el Presidente, quien manifestó que él no se entregaría por ningún motivo, pero que podría conversar con los Comandantes en Jefe si se establecían las condiciones propicias, mensaje que gustoso confiaba a sus Edecanes, pero que él ya había tomado una determinación y ella era que no se entregaría y, mostrando una metralleta de un modelo especial que tenía en su mano, dijo más o menos lo siguiente: "Con esta metralleta me defenderé hasta el final, reservando el último tiro para mí y me lo pegaré aquí", y simultáneamente mostraba su paladar”.

 

"Luego dio una orden terminante a sus tres Edecanes, en el sentido de que regresaran en forma inmediata a sus Instituciones, cosa que ratificó minutos después, al salir del privado, comunicándolo en voz alta a funcionarios de gobierno que se encontraban en la Sala del Edecán de Servicio, manifestando más o menos lo siguiente: "He ordenado en forma terminante a mis tres Edecanes que regresen a sus Instituciones, cosa que harán de inmediato cumpliendo mi resolución".

 

"Me dirigí a mi escritorio, atendí un llamado telefónico desde mi casa, en que se ratificó que la acción terrestre venía de inmediato, y el bombardeo aéreo comenzaba a las 11:00 horas. En ese momento eran aproximadamente las 10:00 horas de la mañana. Esta información me la proporcionó mi esposa y lógicamente a ella y la familia les había causado profunda impresión”.

 

"A partir de ese momento, y conforme a las instrucciones del Presidente, se levantó el servicio y el infrascrito se dirigió a la Casa Militar, donde se reunió con todo el personal, menos aquellos que estaban fuera de servicio (enfermos o libres). Les hizo ver la situación y les comunicó su resolución, incluso escuchó las dudas que tuvieran. Todos le manifestaron que lo seguirían donde les ordenare. En ese momento eran las 10:15 horas.

 

Se dirigió a continuación al Comando en Jefe del Ejército, tomando contacto inmediato con el Delegado del Comandante en Jefe General de ese lugar, General don Ernesto Baeza M., a quien orientó de la situación que se vivía en La Moneda y de lo obrado. Simultáneamente dirigió desde el Comando en Jefe la evacuación de su personal, el que llegó sin novedad a esa Repartición aproximadamente a las 10:45 horas, procediendo a presentarlos a las autoridades de esa Alta Repartición. Luego los instaló en el Ministerio de Defensa, conforme se le indicara. Las novedades que tenía del personal por su ausencia fueron solucionadas, por cuanto los que faltaban se presentaron en su totalidad y también los que por motivos del servicio no concurrieron a la reunión que cité en esa oportunidad, ya que erróneamente se habían dirigido a su domicilio".

 

Estos fueron los sucesos que presenció el Edecán Militar. Mientras tanto el combate aumentaba en las calles de Santiago y el ruido de las armas livianas se incrementaba en el centro. Pronto llegó la información de que las unidades acantonadas en el área externa de la ciudad avanzaban hacia el centro; pero los cordones industriales con que tanto se nos había amenazado no reaccionaron, y en aquellos lugares ubicados como bases de operación no se encontraba a nadie. Los héroes de la guerrilla habían huido o se habían refugiado en sus casas o habían ingresado a algunas Embajadas. Los que durante tres años sembraron y abonaron el odio empujando el país al enfrentamiento, cuando éste se produjo, huyeron como ratas.

 

 

REPRESIÓN E ISLA DAWSON

 

LA REPRESIÓN POLÍTICA

 

Los especialistas coinciden en que es poca la información existente sobre represión política, la violencia estatal, o como la conocemos hoy, violación de los derechos humanos, a lo largo de la historia de Chile. Por ello al efectuar el recuento histórico en torno a estas situaciones, habría que circunscribirse a la época antes que el periodo republicano, el que se inicia con la independencia de 1810.

 

Aquí se hace necesario apuntar que antes de la llegada de los españoles a principios del siglo XVI, esto es 1541, hasta épocas recientes, se han sucedido graves situaciones de agresión a los pueblos originarios, como los mapuches, aymaras, rapa nui y los pueblos situados en Tierra del Fuego, quienes han sufrido graves violaciones a los derechos humanos, lo que por cierto en algunos casos ha significado el exterminio total de una raza.

 

A modo de  ejemplo se puede citar lo ocurrido con los pueblos del extremo sur, que al igual que los aymaras, mapuches y rapa Nui sufrieron violaciones de sus derechos fundamentales, lo que condiciono por cierto sus existencia futura en el territorio nacional.

 

Investigar los hechos acontecidos en esas épocas, seguramente es digno de análisis para otra investigación, lo que queda de manifiesto que no se trata de un tema nuevo, y es aquí donde se hace el paralelo con lo acontecido en época reciente. Ello en consideración que las peores situaciones de aplastamiento y vulneración de los derechos humanos, se produjeron una vez ocurrido el Golpe de Estado, encabezado por el general Augusto Pinochet. De esta manera en la historia nacional no hay otro periodo tan largo y en el que se muestre tal grado de prescindencia  de la vida humana,  las garantías individuales, el acceso a la información, la libertad de opinión, el derecho a permanecer en la patria, el derecho a petición  y de asociación, y la protección de los tribunales de justicia.

Es en este escenario macro en el que se escribe esta historia de un detenido desaparecido, en medio de una dictadura militar, donde al mirar los acontecimientos desde lo general a lo particular, vemos como en un momento dado Chile no solo es un país administrativo, cuyo gobierno atiende esta situación, sino también pasa a ser un enorme sistema controlado absolutamente, para lo cual se establecen  normas estrictas de convivencia, donde son mas las prohibiciones que las garantías de las que puedan gozar sus ciudadanos.

 

El 11 de septiembre de 1973, el gobierno constitucional del Presidente Salvador Allende es derrocado por un golpe de Estado, dirigido por una Junta Militar del Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea y los Carabineros de Chile.

 

El general del Ejército Augusto Pinochet asume el poder. La represión y la persecución militar contra los partidarios del régimen anterior, de los partidos de la izquierda y el movimiento popular comienzan de inmediato.

 

Los primeros enfrentamientos armados entre Fuerzas Armadas y partidarios del gobierno de la Unidad Popular se producen en diversos puntos del país, en especial en los grandes centros urbanos.

 

En Santiago, el Palacio Presidencial, en el cual se encuentran en ese momento el Presidente, Ministros y colaboradores fue rodeado y atacado por tropas del Ejército y unidades de tanques. Las Fuerzas Armadas exigen la rendición incondicional del gobierno del Presidente Allende y al no conseguir dichos objetivos La Moneda es bombardeada por aviones de la Fuerza Aérea (FACH). Después del bombardeo y de la muerte del Presidente son detenidos los sobrevivientes. Algunos serán ejecutados ahí mismos, otros pasarán a engrosar las listas de "detenidos no reconocidos" los que, con el correr del tiempo, serán conocidos como los "detenidos-desaparecidos".

 

Pasados algunos días, con el control político y militar absoluto de la situación, sin resistencia masiva u organizada se desencadenará una represión y persecución en contra del movimiento popular sin parangón en la historia de Chile. De inmediato, las nuevas autoridades toman medidas represivas para consolidar el golpe de Estado y legitimarse en el poder. Entre las más importantes, se pueden indicar las siguientes:

 

Represivas

 

Aniquilamiento de focos de resistencia popular armada en cordones industriales, poblaciones, campamentos, universidades, sectores rurales.

Represión en el interior de las Fuerzas Armadas y Carabineros, en contra de tropas y oficiales que se negaron a obedecer a los mandos golpistas.

Búsqueda, detención y/o muerte de funcionarios del gobierno de la Unidad Popular, de las direcciones políticas y militantes de los partidos de izquierda, de representantes de la Central Única de Trabajadores (CUT), de responsables de medios de comunicación progresistas, de exiliados políticos latinoamericanos residentes, de extranjeros supuestamente sospechosos.

Negación de salvoconductos para salir del país.

Clausura de medios de comunicación no afines.

Control militar sobre universidades y otros centros de enseñanza.

Estado de Sitio y toque de queda nocturno permanente.

Campos de concentración de detenidos políticos en diversos puntos del país, el Estadio Nacional de Santiago, entre ellos.

Coordinación de los servicios de inteligencia de las FF.AA. y las policías. (16)

 

Políticas

 

Disolución del Parlamento.

Disolución de los partidos políticos de izquierda y receso de todos los demás.

Promulgación de Decretos-Ley contra el sistema legal y constitucional vigente, con la complicidad de la Corte Suprema de Justicia y la Contraloría de la República.

Disolución de todas las organizaciones populares a nivel municipal, provincial y nacional.

Control de toda actividad nacional en los niveles administrativo, educacional, poblacional. (17)

 

Económicas

 

Anulación del derecho de huelga.

Realización de despidos colectivos.

Congelación y disminución real de sueldos y remuneraciones, en el marco de una inflación galopante.

Reconsideración de la propiedad jurídica de las empresas del área social, devolución a antiguos propietarios.

Imposición de disciplina militar en el trabajo.

Liberación de precios de todos los productos de consumo de acuerdo con la economía de libre mercado.

Acuerdo con los Estados Unidos para el financiamiento de la deuda externa.

Indemnización de las empresas extranjeras afectadas por las nacionalizaciones del gobierno de Unidad Popular. (18)

El mismo día de la instauración del régimen militar se estableció un fuerte dispositivo represivo que significó la negación de los derechos civiles y políticos. Después de la clausura del Congreso Nacional, se decretó el Estado de Sitio, Estado de guerra interno, prohibición del derecho de reunión y organización. Las nuevas autoridades desconocieron la legitimidad de las instituciones democráticas y la sociedad fue conducida con lógica militar. Con la justificación del "enemigo interno" se cometen actos propios de las experiencias fascistas europeas: campos de detenidos, muertes, ley de fuga, torturas, allanamientos a domicilios y poblaciones, ejecuciones extrajudiciales, desaparecidos. (19)

 

Se aplica y profundiza la persecución con el pretexto de un supuesto plan de la izquierda para tomar el poder total. En efecto, para justificar su acción represiva, la Junta Militar, apelará a un supuesto "Plan Zeta", "un autogolpe marxista" que tenía por objetivo asesinar a militares chilenos. Al respecto, Orlando Letelier, ex-Ministro de Relaciones Exteriores, Ministro de Defensa Nacional al momento del golpe militar, asesinado posteriormente en un atentado terrorista en Washington por la DINA, en 1976, expresaba lo siguiente:

"Para justificar o intentar legitimar la masacre y la traición, se inventó primero el plan zeta. Según declaraciones oficiales de la Junta, consistía en el asesinato masivo de oficiales de las Fuerzas Armadas el día que en Santiago se esperaba llevar a cabo la Revista Militar preparatoria de 1973, que antecede a la llamada Parada Militar, que se efectúa en Chile el 19 de septiembre. [...] Nunca, no obstante, las campañas publicitarias que la Junta hacía a través de todos los medios de información que controla, y a pesar de los numerosos interrogatorios a que fui sometido, nunca se atrevieron a preguntarme si yo sabía algo siquiera del plan zeta. [...] Sin embargo, con el argumento del plan zeta y de la propaganda desplegada contra la opinión pública se pretendió, en los primeros meses siguientes al golpe, legitimar y justificar el asalto al poder y la muerte de miles de chilenos.

El once en Magallanes…:

 

A diferencia de los sucesos acontecidos en el centro del país, donde estuvo toda la vorágine de un cambio violento de la historia, a partir de un Golpe de Estado, aquí en aquel entonces, Provincia de Magallanes, debido a la división geográfica y administrativa de Chile, la situación fue de tranquilidad, debido a que no se registraron enfrentamientos, de la magnitud registrada en lo que el general Pinochet, de fine como la “batalla de Santiago”. Por el contrario según testimonio de uno de los cronistas de la época, el periodista José Calisto Gómez, el día se presenta con la cotidianeidad de un día laboral y de actividad normal en los colegios de la zona.

 

“El día comenzó para los magallánicos como una jornada normal, al parecer pocos estaban al tanto de la decisión de las Fuerzas Armadas de derrocar el gobierno de la Unidad Popular, aunque hoy muchos aseguran que algo ya se presentía, y otros mas osados, enfatizan que estaban en antecedentes del golpe, pero no tenían confirmación del día y la hora” escribe el periodista, al conmemorarse treinta años del 11 de Septiembre de 1973.

 

De esta manera se enfatiza que con este panorama, los estudiantes iniciaron su camino a las escuelas y liceos, a la Universidad Técnica del Estado, a pie o en micros, que en ese momento era el medio de movilización masiva que existía como transporte publico en Punta Arenas, ya que solo años después aparecería el medio que hoy impera en nuestras calles, como lo es el taxi colectivo.

 

También se consigna en esa fecha, 11 de septiembre, que en muchos establecimientos educacionales se habían preparado festejos con motivo de la celebración del Día del Profesor, que correspondía a esa fecha, recordando la figura del gran Educador Domingo Faustino Sarmiento.

La ciudad se veía triste…

 

Esta frase pronunciada por el alcalde de la época, José Evalterio Agüero, “la ciudad se veía triste, con sus calles silenciosas y vacías” dichas a un diario, refleja la magnitud de los acontecimientos acaecidos aquel 11 de septiembre de 1973, en Punta Arenas, entonces capital de la provincia de Magallanes. A su vez, una imagen publicada en la prensa regional, a cuyo pie se lee: “un tanque M-41 apunta al edificio de la Intendencia. Algunos transeúntes caminan despreocupadamente, momentos antes que se iniciara el operativo militar para despejar las calles, iniciar la detención de personas y poner en vigencia el toque de queda”, deja en claro como se vivió este día en que un nuevo periodo comenzaba en la historia de Chile y  la región.

 

En las primeras horas del martes 11 de septiembre de 1973, luego que la Junta Militar de Santiago emite un decreto, se dispone que el general de Ejército, Manuel Torres de la Cruz, sea nombrado Intendente de la Provincia de Magallanes, división administrativa que entonces tenía el país. Al ser comunicada esta decisión, al interesado, este informa que en Magallanes se constituye una Junta Militar de Gobierno Provincial, por lo que la conducción administrativa provincial seria compartida por los tres Comandantes en Jefe de la V División de Ejercito, la III Zona Naval y la IV Brigada Área. Luego de esta comunicación, el general Torres conversa telefónicamente con Octavio Castro, quien se encontraba en la oficina de la Intendencia, a quien le manifiesta que en atención a los acontecimientos, debía dejar su cargo, a lo que le personero de gobierno responde que permanecerá en la intendencia en espera de instrucciones del Jefe de Estado.

 

En la tarde, nuevamente el general Torres por teléfono con Castro, esta vez accede a dejar su cargo

El miedo, como aliciente para el poder…

 

Un lugar especial en esta reflexión ocupa el miedo.   El miedo como un desafío; un estímulo a disolver la cortina de humo que el mismo constituye. ¿De qué tener miedo, porqué, para qué? “el terror como lugar común: la tradición de los oprimidos nos enseña que el estado de emergencia en el que vivimos no es la excepción sino la regla” “¿qué es lo que se necesita para entender nuestra realidad como un estado de emergencia crónico, como un sistema nervioso? ...Esto no es una súbita aplicación de un antitotalitarismo posmoderno decidido a subvertir una complicidad asumida entre el terror y el orden narrativo, sino una posición oportunista sin toma de posición que reconoce que el terror de esa subversión no es menor que el del orden que se ha propuesto eliminar.

El terror es lo que mantiene a estos extremos en oposición, del mismo modo que esa oposición mantiene el ritmo irregular de apatía y choque que constituye la aparente normalidad de lo anormal creada por el estado de emergencia. Entre el orden de ese estado y lo arbitrario de su emergencia ¿qué sucede con el centro, y qué con su lenguaje?” 5

5 Taussig Michael, Un gigante en convulsiones, Ed Gedisa 1995 pp 27 12          

 

Centros de tortura y represión…                                      

 

A lo largo de la innoble historia de la dictadura militar chilena, los centros de detención jugarían un rol vital en su política de represión. Estos lugares serían establecidos con el solo propósito de llevar acabo, en forma sistematizada y en total impunidad, los delitos de terrorismo de Estado, persecución política y religiosa, tortura, secuestro calificado, homicidio, desaparición forzada e inhumación ilegal, entre otros crímenes. De regimientos a comisarías, de bases aéreas a casas de fundo, de retenes a escuelas y edificios públicos, de buques a casa particulares, cada uno de estos lugares sería utilizado por los servicios de seguridad para el uso sistemático de maltrato, violación, tortura y asesinato. A lo largo del país se establecerían mas de 1168 lugares “públicos”  (Estadio Nacional, Isla Dawson, Pisagua, Chacabuco, Isla Quiriquina, Cuatro Alamos etc..) y “secretos” (Villa Grimaldi, AGA, La Firma, Colonia Dignidad, Venda Sexy, Londres 38, José Domingo Cañas, etc...), dedicados a la detención, procesamientos, tortura y aniquilamiento de los opositores de la dictadura militar. La represión fue a tal escala, que a lo largo de su terrible historia contó con la participación de miles y miles de miembros de las fuerzas armadas, policías y civiles (torturadores, médicos, enfermeras, secretarias, chóferes, pilotos, mecánicos, informantes y delatores), convirtiéndose en una verdadera "industria de la tortura y la desaparición forzada". Se calcula que solo en los primeros meses después del golpe militar casi 45,000 mil personas fueron detenidas por los servicios de seguridad de la dictadura. En estas paginas trataremos de recopilar, de diferentes fuentes (testimonios personales, libros, periódicos, documentales, documentos gubernamentales, casos jurídicos y “confesiones de agentes”), la lista de los centros de detención que existieron durante los 17 años de dictadura militar y donde centenares de miles de individuos fueron torturados, mas de 2000 fueron asesinados y 1197 fueron hechos desaparecer.

 

En la Zona de Magallanes se utilizó Regimientos, Recinto Navales, Aéreos y Policiales como centros de detención y tortura para los prisioneros políticos de la región.  Era entonces jefe provincial de Punta Arenas el general ®-Manuel Torres de la Cruz. En febrero de 1974 la comandancia de esta zona pasó a manos del General Augusto Lutz. Uno de los centros de detención y tortura usados en esa época fue el Antiguo Hospital Naval, ubicado en pleno centro de la ciudad de Punta Arenas, en Avenida Colón, contiguo a la Compañía de Teléfonos. Conocido como el "Palacio de las Sonrisas”, este centro de tortura comenzó a funcionar desde el mismo día 11 de septiembre de 1973, interrogando a detenidos transferidos desde otros centros. El Palacio de las Sonrisas  era el principal centro de torturas e interrogaciones de Punta Arenas  y Magallanes. Esta era  también la sede central de operaciones  del  Servicio de Inteligencia Militar (SIM) en la región.

 

El edificio donde  funcionaba el Palacio de las Sonrisas  tiene tres pisos con varias salas y cuartos.  Este centro tenia la peculiaridad de tener en el mismo lugar dependencias de torturas y administrativas,  conjuntamente con los archivos y fichas de los detenidos. Por un lado tenían  equipos de oficina. Habían  maquinas de escribir, gabinetes de archivo, mesas, estantes y escritorios, como también fotocopiadoras, bastantes teléfonos y radios de comunicación. Por otro lado estaba habilitado con equipos especiales de torturas, tales como  camillas de metales, equipos eléctricos de tortura, y pequeños espacios que se utilizaban como celdas provisorias.

 

El espacio de torturas estaba dividido por separadores de ambiente de oficinas. En las salas grandes funcionaban varias camillas de torturas También había una sala de primeros auxilios.

 

Este centro se  caracterizaba, además de ser tenebroso, por ser álgido y bullicioso. Se empleaba varias decenas  de personas en su funcionamiento – agentes  torturadores e interrogadores, personal  administrativo, personal militar de guardia, y los militares que se encargaban del transporte de los detenidos (principalmente del Regimiento de Telecomunicaciones). Generalmente se escuchaba, además de los gritos de los torturados,  ruidos de maquinas de escribir, teléfonos, radios de comunicación, copiadoras, comandos y  ordenes militares como también conversación y música...

 

En este centro de detención se torturaban simultáneamente a decenas de detenidos  por diferentes grupos de interrogadores. La sala de primeros auxilios veía a los torturados en más mal estado – asegurándose de que sobrevivieran las torturas.  Esta sala atendida principalmente por enfermeros – y uno o dos doctores que pasaban periódicamente. En este  mismo recinto se escribían  las declaraciones  que hacían firmar  a los detenidos  vendados y bajo torturas. En el Palacio de las Sonrisas se interrogaron y torturaron a la mayoría de los presos políticos de Magallanes. Se estima que entre 1200 a 1500 personas fueron victimas de  torturas en este centro. Las declaraciones de uno de los sobrevivientes de este centro de tortura señalan:

 

             “..a mí me arrestaron el día 5 de octubre de 1973 y la tortura comenzó en el instante mismo del arresto. Allí mismo, frente a la modesta casa que arrendamos en el Barrio Sur me vendaron y amarraron para golpearme y amenazarme en frente a los gemidos de terror de mi madre de fusilarme en el acto. El simulacro de fusilamiento terminó en las risotadas de burla de los fusileros. Me llevaron entonces a un local habilitado para torturar en la Avenida Colón, un hospital abandonado, donde como era tratamiento habitual para todos los prisioneros fui despojado de mis ropas y sometido a golpizas con patadas, palos, puños y culatazos, mientras permanecía amarrado y con los ojos vendados. Los gritos de terror de hombres y mujeres se escuchaban por todos lados, mientras los valientes soldados de la patria se ensañaban contra un enemigo desarmado.

 

Luego de varias horas de golpiza, fui sumergido en un pozo de excrementos humanos, donde la fetidez y los líquidos nauseabundos me asfixiaban. Luego, fui sacado de allí para ser metido en un baño donde me manguerearon con agua fría para limpiarme un poco de los excrementos y continuar torturándome.

 

Bajo el agua fría me siguieron golpeando con palos, para eventualmente sacarme de allí y meterme a la “parrilla”. La “parrilla” era un catre de metal donde fui tendido y amarrado. Luego hicieron un circuito con cables que partían desde los dedos de los pies, las rodillas, el esfínter, los testículos, el pene, el estómago, las tetillas, los dedos de las manos, el cuello, los labios, la nariz, los ojos, para terminar en las sienes. Luego, el torturador al mando ordenaba las descargas eléctricas que provenían de un dínamo manual. Todo mi cuerpo se convulsionaba de dolor y emitía alaridos desgarradores, a los cuales los torturadores contestaban con gritos, insultos y risotadas.

 

Cuando ya los torturadores pensaban que habían culminado el “tratamiento” fui vestido, tirado siempre amarrado y vendado en un camión del Ejército y transportado al centro de detención, el Regimiento Pudeto. Al llegar allí me encontré con que ya habían cientos de presos, muchos compañeros a los que reconocí, que ya habían pasado por similar tratamiento. Debo decir que tal vez debo dar gracias que a mí solamente me dieron un tratamiento de tortura “suave”, porque con otros compañeros practicaron aun torturas más horripilantes. También hay que decir que parte del tratamiento general de las compañeras estaba la violación, vejación y abuso sexual.

 

Estas sesiones de tortura se repitieron hasta que se estableció una causa de acusación en Enero de 1974. El fiscal a cargo de mi caso era un oficial de la Marina, Walter Radic. Al final fui condenado a 5 años y un día y en Febrero de 1974 nos mandaron a los primeros “rematados” de Magallanes a la Isla Dawson. Mi número era “remo 14”.

 

Fuentes de Información: La Prensa Austral; “La represión política en Chile: los hechos”; www.dawson2000.com; Archivo Memoriaviva

 

El fundo “Los Robles” fue utilizado como centro de detención y tortura por el Ejército en los meses posteriores al golpe militar. Los principales centros de tortura en Magallanes fueron el Antiguo Hospital Naval o Palacio de la Sonrisa (Ejercito), la Casa del Deportista (Ejercito y aviación), el Destacamento Cochrane (Infantería de Marina), Bahía Catalina (Aviación), el Estadio Fiscal (Aviación) y el fundo Los Robles (Ejercito). En los campos de concentración y centros de detención de Magallanes, la tortura fue el eje central de represión.  El informe Rettig, refiriéndose solo a los cuatro meses de 1973, indica que en: “...la región de Magallanes se aplicó la tortura de modo habitual y se estima que alrededor de 1.000 personas estuvieron privadas de libertad y sometida a ese tratamiento....”. La tortura fue utilizada sistemáticamente contra alrededor de 2.000 personas que fueron arrestadas durante la dictadura militar en Magallanes, particularmente en el periodo 1973-1976.

 

El fundo “Los Robles” (“El Roblecito”), centro de tortura e interrogaciones, esta ubicado en el área de Rió Seco. Esta frente al estrecho de Magallanes a unos cuatro kilómetros hacia el norte de Punta Arenas. Esta casa había sido propiedad de la familia Menéndez. El camino de entrada al lugar es ripio y con varias vueltas. Al frente de la casa hay una explanada. Afuera de la casa existe una cochera. Hay un sendero angosto que llega desde la explanada hasta la playa.

 

La casa es grande y de construcción de madera. Tiene  un estilo de cabaña  rustica dado por los troncos de madera  que cubren la casa en todo su alrededor. Es de dos pisos y tiene ventanales grandes en el frente que dan al estrecho. Si se mira desde esa ventana hacia el estrecho, se ve una casa o rancho entre los árboles, y un horno – parrilla.

 

Las torturas las llevaban a cabo principalmente en la explanada del frente de la casa, y en la playa donde tiraban a los torturados vendados a las heladas aguas de estrecho. El Roblecito comenzó a funcionar como centros de torturas en Octubre de 1973. Entre otros, aquí fueron torturados cruelmente (Noviembre  1973)  presos políticos que trabajaban en el Hospital Regional, en su gran mayoría socialistas, y jóvenes mujeres de la Juventud Socialista. El numero de personas que fueron torturadas en este lugar esta por esclarecerse, pero se estima que fueron alrededor de  doscientas personas. Este centro era operado por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM).

 

El Estadio Fiscal de Punta Arenas, ubicado en Av. Manuel Bulnes S/N esquina Enrique Abello hijuela 29 lote 2, comuna de Punta Arenas, estaba a cargo de la Fuerza Aérea (FACH) y fue utilizado como centro de detención y tortura de prisioneros, hombres y mujeres, provenientes desde regimientos, centros de torturas y la Isla Dawson, desde septiembre del año 1973 hasta el año 1974. Al 13 de Diciembre había 38 presos políticos alojados en un pabellón ubicado cerca de la puerta trasera del recinto, donde había 4 salas de 4,5 x 5 mts. Durante el día debían trabajar en obras de término del estadio, aunque gran parte del tiempo permanecían encerrados. Los presos políticos sufrieron golpizas, trabajos forzados, simulacros de fusilamiento, fueron obligados a escuchar y presenciar las torturas a otros prisioneros, a ejecutar ejercicios forzados y a golpear a sus compañeros.

 

Criminales Y Cómplices:

 

Cabo Pedro Ugarte (FACH); Sub Oficial Sergio Sotomayor (FACH); Sargento Carlos Cárdenas Hernández (FACH); Cabo Luis Ortega (FACH); Sargento Guiñé (FACH);

 

Fuentes de Información: Informe Rettig; CODEPU; Informe Valech’; Archivo Memoriaviva

 

Testimonio de Luis Vega, sobreviviente de Isla Dawson: (MIS PRISIONES: Experiencia personal en La Esmeralda, Isla Dawson, Melinka, Ritoque, Tres Álamos y Policía Internacional, y otros "espantos" del libro

 

 

Conmovedor llamado de la madre de Francisco Bettancourt

La madre de Pancho Bettancourt, quien ayer llegó a nuestra ciudad desde Suiza, junto a Jenny Bettancourt, hermana del único desaparecido magallánico después del golpe de estado de 1973, agradeció a todos quienes han mantenido la memoria de Pancho durante tantos años.

“Estoy tremendamente emocionada. No esperé nunca encontrar tanta solidaridad, tanto amor, tanto cariño por mi hijo”, dijo con lágrimas en los ojos, Cecilia Bahamonde, madre de Francisco Bettancourt, en el acto que al mediodía de hoy se desarrolló en el Memorial de los Ejecutados Políticos en el cementerio Municipal.



Al mismo tiempo pidió a las personas que “vieron caer a mi hijo, que supieron donde estaba detenido, que por favor me hagan saber dónde están sus huesitos para poder enterrarlo cristianamente”. Agregó, que no hay rencor, ni menos intensión de aumentar ningún odio, menos de acusar a alguien, sólo poder encontrarlo para que por fin descanse en paz. El acto se desarrolló con la presencia de la gobernadora provincial Ana María Díaz, el alcalde de la comuna, Juan Morano, el senador Pedro Muñoz y la diputada Carolina Goic, además de numerosas personas que quisieron manifestar su cariños hacia la madre y hermana de Pancho Bettancourt.

La madre de Pancho Bettancourt, quien ayer llegó a nuestra ciudad desde Suiza, junto a Jenny Bettancourt, hermana del único desaparecido magallánico después del golpe de estado de 1973, agradeció a todos quienes han mantenido la memoria de Pancho durante tantos años. Al mismo tiempo pidió a las personas que “vieron caer a mi hijo, que supieron donde estaba detenido, que por favor me hagan saber dónde están sus huesitos para poder enterrarlo cristianamente”. Agregó, que no hay rencor, ni menos intensión de aumentar ningún odio, menos de acusar a alguien, sólo poder encontrarlo para que por fin descanse en paz. El acto se desarrolló con la presencia de la gobernadora provincial Ana María Díaz, el alcalde de la comuna, Juan Morano, el senador Pedro Muñoz y la diputada Carolina Goic, además de numerosas personas que quisieron manifestar su cariños hacia la madre y hermana de Pancho Bettancourt.


Las cifras del horror: el Informe Retting

BERNARDO MARÍN
"Para clarificar toda la verdad acerca de las más graves violaciones a los derechos humanos" se creó, el 25 de abril de 1990, la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, encabezada por el abogado Raúl Retting. Chile, por iniciativa de su presidente de Patricio Aylwin, se atrevía a sacar la cabeza del agujero y enfrentarse a la realidad de su dramático pasado.

No fue sencillo. La Comisión, compuesta por ocho miembros, suscitó de inmediato los recelos de la cúpula militar, aún muy influyente, y de amplios sectores de la derecha chilena. Así, el general Jorge Ballerino, bajo las expresas órdenes de Pinochet, visitó a Retting para expresarle la preocupación del Ejército porque pudieran atribuirse a un organismo dependiente del Gobierno poderes judiciales.

Muertos

2.094

Desaparecidos

1.102

Ubicados

193

Paradero desconocido

909

Torturados

104.000

Violaciones de derechos humanos

500.000

Detenidos maltratados

Un millón

Fuente: Vicaría de la Solidaridad

El informe Retting (texto completo)

También algunas asociaciones de familiares de víctimas se mostraron escépticas ante la propuesta, que en principio sólo incluiría "las más graves violaciones de derechos humanos" -esto es, aquellas que acabaran en muerte- y, aún hoy, desde la Asociación de familiares de Ejecutados políticos, se considera por este motivo incompleto el informe.

La actividad de la Comisión empezó en junio de 1990. Miles de personas comenzaron a presentarse en sus oficinas en Santiago para contar su tragedia personal, la de sus familiares y amigos, y miles más lo hicieron a partir de julio cuando sus representantes viajaron a provincias para seguir recogiendo testimonios.

De las espeluznantes entrevistas, que duraban alrededor de una hora y contaban con la presencia de un abogado y un asistente social, se dedujeron más de 3.400 casos a investigar. Los comisionados se ayudaron para su trabajo de miles de documentos oficiales a los que, pese a carecer de autoridad judicial, tuvieron acceso, pero no así a los archivos de la policía secreta.

Las conclusiones del informe fueron demoledoras. Según el mismo, 2.025 personas sufrieron graves violaciones de derechos humanos que concluyeron en muerte, incluyendo 957 desaparecidos.

"Hagamos todo lo posible por sanar las heridas del pasado" dijo Aylwin al presentar formalmente el 4 de marzo de 1991 el informe a la nación. Al concluir su alocución, miles de chilenos se lanzaron a las calles para reivindicar que el mero listado de víctimas no suponía una reconciliación con el pasado, sino una base para afrontarlo, hacer justicia y construir el futuro.

Última actualización el Lunes, 06 de Diciembre de 2010 15:27